Casos de labio y paladar hendido han aumentado

Las historias clínicas del sistema de salud en Colombia muestran que desde el 2010, los casos de niños afectados aumentaron de 60 al 93 por ciento.

Así lo explicó Carlos Andrés Rodríguez, especialista en Estomatología Pediátrica y Ortopedia Maxilar de la Universidad Nacional de Colombia , quien caracterizó clínica y sociodemográficamente a los pacientes atendidos en la clínica de «LPH bebés», del Servicio de Salud Oral de La Misericordia, en Bogotá.

Con este estudio se buscó tener un mejor panorama para identificar algunos aspectos y estilos de vida que puedan asociarse con esta alteración. Para esto se tuvieron en cuenta pacientes con labio o paladar hendido de 0 a 3 años de edad, atendidos entre 2010 y 2016.

«Esta es una de las malformaciones de cabeza y cuello más comunes en el mundo, y la base de datos que construimos a partir de las historias clínicas mostró que los casos han incrementado», agregó el odontólogo Rodríguez.

El labio o paladar hendido se da desde la formación del feto, más o menos de la sexta a la novena semanas, y se caracteriza principalmente por la fisura en el labio superior, que puede extenderse al paladar primario o hasta el paladar secundario y presentarse en uno o ambos lados. También puede darse de forma aislada, es decir solo labio o solo paladar.

En total se estudiaron 111 pacientes, de los cuales 54 (46 por ciento) presentaban labio-paladar hendido unilateral. El 56 por ciento fueron varones, quienes mostraban la alteración mayoritariamente en el costado izquierdo.

Se destaca que las niñas presentaron un mayor número de casos de solo paladar hendido secundario, lo cual se puede explicar –según estudios internacionales anteriores– en que durante la gestación en las niñas el paladar demora una semana más en cerrar, por lo que están más expuestas a factores ambientales que pueden generar la malformación.

También se consideró si los niños tuvieron una lactancia materna adecuada, ya que este es un proceso muy importante, no solo para el aporte de nutrientes y el fortalecimiento del sistema inmune, sino que succionar la leche les permite a los bebés desarrollar sus músculos, tener mayor tonicidad y ayuda a que ganen peso, lo cual es muy importante para poderles realizar la cirugía correctiva.

Pese a que no en todas las historias clínicas se tenía la información completa, se encontró que 41 pacientes realizaron lactancia, pero la mayoría solo entre los 20 días y seis meses de nacidos.

«Es necesario orientar a las mamás de estos niños y explicarles la importancia de la lactancia, pues muchas creen que por tener el labio o el palar hendido los niños no deben recibir leche materna porque puede regarse o afectarlos», puntualizó el investigador Rodríguez.

Vale destacar que 20 pacientes tenían antecedentes familiares, principalmente en tíos y primos que también sufrían esta alteración. Además, en 27 pacientes se diagnosticaron alteraciones que afectan los oídos, como hipoacusia y otitis.

«Esto muestra que los niños afectados deben tener un tratamiento multidisciplinario que incluya odontología, cirugía, enfermería, piscología, genética y otorrinolaringología, para asegurarnos de que todos los aspectos sean atendidos y así mejorar su calidad de vida», concluyó el odontólogo.

La investigación fue dirigida por la profesora María Hilde Torres Rivas, del Departamento de Salud Oral de la Universidad Nacioonal, y se llevó a cabo en el Grupo de Investigación en Crecimiento y Desarrollo Craneofacial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *