Obtienen 248 mil litros de alcohol extraneutro en planta de ILC

Tener una unidad productiva para el proceso de producción de licores es el compromiso que está cumpliendo el Gobierno de Caldas. Desde el 12 de septiembre se encendió la planta de destilación de la empresa.

En el inicio de la gerencia de Luis Roberto Rivas Montoya se comenzaron los estudios, análisis y valoración para la reapertura, en busca de alternativas para cumplir con las normas ambientales que exige Corpocaldas

“Los avances que hemos tenido en el proceso de reapertura de la destilería, todas las pruebas que estamos haciendo con ese gran equipo de trabajo están demostrando que podemos utilizar materias primas que nos permitan lograr ese propósito de tener nuevamente en funcionamiento nuestra destilería”, expresó el gerente general.

Recordó que en el 2008 la planta no cumplía con las normas ambientales, y en el 2009 se solicitaron a Corpocaldas los permisos de vertimiento, que se obtuvieron por seis años. Luego, en el 2013 se informó a la ILC sobre el incumplimiento de remoción de residuos y se inició un proceso sancionatorio.

El año pasado, por la afectación ambiental, la ILC  debió pagar 117 millones 204 mil 256 pesos, y en el 2017 la entidad ambiental no permitió renovar el permiso de vertimientos para las aguas residuales,  pues el tratamiento de las vinazas del proceso de la destilación no cumplía con la remoción de las cargas.

“Venimos hablando con Corpocaldas, buscando las alternativas para cumplir con la normatividad ambiental, hicimos la caracterización de la flora y la fauna, hicimos  inversiones de 1.200 millones de pesos para la separación de aguas residuales, buscamos proveedores de plantas de tratamiento. Por eso, decidimos contratar una firma especializada en diseños de una planta de tratamiento, que permita suplir las necesidades”, indicó Rivas Montoya.

En busca de las alternativas, durante las pruebas se continúa en trabajo con los técnicos y asesores de la compañía, con el fin de que la planta funcione con un esquema que no genere cargar contaminantes como las que tiene las vinazas.  “Existe una alternativa que se llama redestilación, es una solución rápida y de muy buena calidad para poner en funcionamiento la planta, lo cual consiste en pasar el alcohol crudo que proviene de los ingenios por las torres de destilación nuestras para producir alcohol tafia y extraneutro”, dijo el gerente.

Aseguró que esto permite cumplir con las características y perfiles que se requieren, según la ficha técnica de la ILC, lo cual garantiza la calidad y abastecimiento de materias primas. Además, reduce los costos de producción y de abastecimiento.
Con la apertura de la destilería se pretende crear una unidad productiva de negocio, no solo para la fabricación de los rones de la ILC, sino de otras productoras de licores.

“Siempre tuvimos la inquietud de que era importante no dejar cerrado esta factoría, había que abrirla pensando en las condiciones ambientales. Se ha optado por redestilar alcohol, que contamina menos y cumple con los estándares de Corpocaldas. Se abre una buena posibilidad de hacer más rentable la Licorera de caldas y ampliar la gama de negocios”, puntualizó el gobernador de Caldas, Guido Echeverri Piedrahita.

La cifra
248 mil litros de alcohol extraneutro se han obtenido en la planta de destilación durante la prueba piloto.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *