Asumió primera mujer rectora de la Universidad Nacional

 

En la posesión como primera rectora de la Universidad Nacional de Colombia, la profesora Dolly Montoya Castaño dio a conocer aspectos de la hoja de ruta de la Institución entre 2018 y 2021.

Después de recordar que la U.N. fue creada como un proyecto cultural de nación, en el que artes, humanidades y ciencia buscaban contribuir a la formación de sus alumnos como seres integrales, la nueva rectora manifestó que la Institución debe garantizar la movilidad de la población menos favorecida, además de sembrar propuestas de paz en todos los territorios.

“Somos una institución que genera conocimiento y que es consciente de que su responsabilidad más importante es la de formar ciudadanos integrales”, destacó la profesora Montoya, para quien buena parte de los males que aquejan a nuestra sociedad –corrupción, cultura del atajo y otros excesos– tienen su origen en que no se priorizara la educación.

Profesionales éticos

En tal sentido, la rectora Montoya llamó la atención sobre la necesidad de contar con instituciones educativas que eviten concentrarse en preparar profesionales que solo se afanen por conseguir dinero.

“Debemos formar ciudadanos éticos y coherentes en el sentir, pensar y hacer; personas con pensamiento crítico y creatividad desbordante que asuman las consecuencias y responsabilidades de sus actos, que vivan y actúen para su comunidad”, puntualizó.

La Rectora también llamó la atención sobre la necesidad tanto de construir alianzas internacionales en procura de ofrecer soluciones de alto impacto social como de continuar el trabajo de integración de las nueve sedes con que cuenta la U.N., con el fin de consolidar un proyecto general de nación que conduzca a una paz duradera y sostenible.

Según explicó, la articulación del trabajo académico e interdisciplinario en red conducirá a comprender mejor los múltiples problemas que aquejan a las comunidades, además de continuar posibilitando la resolución de conflictos a través del diálogo, promover el perdón y la reconciliación en todo el territorio nacional.

La U.N. en los territorios

Para cumplir con las nuevas metas, la rectora Montoya anunció la creación de la “Red de cultura, ciencia, tecnología e innovación para la paz” en las nueve sedes de la Universidad, con el fin de compartir experiencias, generar propuestas y establecer diálogos propositivos con los diversos actores y comunidades, de la mano de instituciones nacionales e internacionales.

“Para responder a este reto será necesario armonizar los ecosistemas de investigación, creación artística, centros de excelencia y el sistema de extensión en todas las sedes, a través de programas como el de UN Innova, con proyectos de innovación social y productiva, y con propuestas de política pública”, explicó la rectora Montoya.

La estratega estará complementada por la participación activa de centros de pensamiento y observatorios, de tal manera que el conocimiento pueda salir de las aulas para ofrecer soluciones a partir del trabajo realizado con el conjunto de la sociedad.

“Iniciaremos una época en la que la Universidad Nacional supere sus dificultades financieras y se encamine hacia el reconocimiento como una de las mejores del mundo”, puntualizó la Rectora, quien invitó a toda la comunidad académica a construir sobre lo construido, la comunicación permanente, discusión, reflexión y expresión creativa.

Un país educado y en paz

En el mensaje enviado para la ocasión, el presidente Juan Manuel Santos destacó el trascendental papel que ha tenido la U.N. a lo largo de sus 150 años de historia para hacer de Colombia un país más educado, subrayando el hecho de estar entre los principales artífices de la innovación y el progreso en el país.

“Con educación podemos construir un país más equitativo y próspero, de más oportunidades para todos y en el que no se desperdicien los talentos y las capacidades de ningún colombiano”, destacó el mandatario, quien llamó la atención sobre el importante papel que tienen los educadores para incentivar el pensamiento crítico y el amor por el conocimiento.

A su turno, la viceministra de Educación, Natalia Ruiz, llamó la atención sobre el trascendental papel que tendría la U.N. en la implementación de los acuerdos de paz, recordando el papel que tuvo el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, además del liderazgo que tiene la Institución en todo el territorio nacional.

“La U.N. está llamada a desarrollar investigación desde el territorio, a contar con un bloque de extensión, de tal manera que junto con las comunidades podamos desarrollar y construir procesos de equidad”, aseveró la alta funcionaria.

Según la viceministra, el papel de la U.N. será clave en el desarrollo de nuevos proyectos agropecuarios, así como en investigaciones que le den un impulso que será definitivo para las regiones más olvidadas de Colombia, las cuales vivieron con mayor intensidad los efectos del conflicto armado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *