Ganadería extensiva es la menos sostenible

Así lo asegura Raúl Andrés Molina Benavides, doctor en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia ( Sede Palmira, .

El profesional evaluó indicadores de sostenibilidad en cuatro sistemas de producción ganadera: silvopastoreo, confinamiento, semiintensivo y extensivo.

Según el modelo de simulación, con un horizonte de tiempo de 20 años de actividad productiva (entre 2015 y 2034), en la finca que se implementó confinamiento –en el que se ofrece alimento a los animales en corrales– se lograría un rendimiento aproximado de 1,2 kilos de leche por cada kilo de materia seca ingerida por los bovinos (eficiencia de conversión alimenticia).

En contraste, con ganadería semiintensiva –que combina pastos fertilizados y el uso de concentrados para la nutrición animal–, se obtendrían cerca de 1,1 kilos de leche; con silvopastoreo, que implementa árboles y pastos, 0,7 kilos; y con ganadería extensiva, que dispone de pocos animales por hectárea, 0,4 kilos.

En cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero, por cada kilo de leche producida el sistema de ganadería extensiva presentó valores de entre 0,85 y 1,05 kg de CO2 equivalente, medida que agrupa las emisiones de metano, óxido nitroso y dióxido de carbono. Con silvopastoreo, los niveles estarían entre 1,04 y 1,11 kilos (aunque no se consideró la cantidad de gases capturada por los árboles), con confinamiento entre 0,74 y 0,76 kilos y con ganadería semiintensiva entre 0,71 y 0,8 kilos. 

“Entre más intensivo sea un sistema, es decir, que logre producir más por superficie ocupada, menor es la huella hídrica y su huella de carbono”, explica el investigador, quien determinó que los sistemas más sostenibles resultaron ser la ganadería en confinamiento y la semiintensiva.

Para el componente social, entre otros indicadores, se tomó como referencia la cantidad de proteína animal que se lograba producir, teniendo en cuenta su importancia para la seguridad alimentaria de una población creciente. El sistema que generó menos proteína animal fue el de ganadería extensiva, que osciló entre los 14.800 y 17.400 kilogramos por mes.

Finalmente, los ingresos netos por hectárea también resultaron considerablemente inferiores para el sistema de ganadería extensiva, con valores que oscilarían entre 60.000 y 80.000 pesos mensuales, frente a los que arrojarían otros sistemas, entre 200.000 y 350.000 pesos por mes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *