Una proteína generaría resistencia a tratamiento contra leucemia

Pruebas realizadas en células de un paciente pediátrico con leucemia linfoide tipo B, mostraron que una interacción entre la proteína Stat5 con los medicamentos que atacan las células cancerígenas sería la causante de esta resistencia.

Diana Maritza Loaiza Parra, magíster en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), indagó por qué cerca del 20 % de los pacientes pediátricos con leucemia linfoide aguda muestran resistencia al tratamiento con medicamentos como la dexametasona y la prednisolona, derivados de los glucocorticoides. Estos se emplean, entre otros tratamientos, para combatir el cáncer a partir de la inducción de muerte de las células tumorales.

Esta enfermedad, que ataca en particular a niños con edades entre cero y 15 años, se caracteriza por la formación abundante de células linfoides inmaduras (linfocitos), las cuales actúan como agentes que atacan cuando llega un cuerpo invasivo al organismo y tienen la capacidad de desplazar las células normales presentes en la médula ósea.

El estudio, desarrollado con el Grupo de Investigación en Hormonas, del Departamento de Química de la Universidad Nacional se centró en comprobar la existencia de una interacción entre la proteína conocida como STAT5B, que forma parte de los transductores de señal y activadores de la transcripción, y el receptor de glucocorticoides, encargado de transportar el medicamento hasta el interior de las células enfermas.

“El STAT5B es una proteína encargada de modular ciertas respuestas dentro de la célula y participa en procesos asociados tanto con el aumento de la producción de células y su supervivencia, como con el proceso de diferenciación celular”, explica la investigadora.

La relación de esta proteína con el receptor de glucocorticoide es una actividad que ocurre en la célula y que puede ocasionar que el medicamento no cumpla su función de inducir apoptosis o muerte de las células cancerígenas y, por el contrario, induzca su supervivencia o la proliferación, algo que ya se ha identificado en leucemia mieloide y cáncer de mama.

Para comprobar esta hipótesis, la investigadora llevó a cabo su estudio en líneas celulares derivadas de pacientes pediátricos y que presentan leucemia linfoide aguda de tipo B.

Las células con las que se trabajó pertenecían a la línea SUP-B15 –sensibles al tratamiento con glucocorticoide– y a la CCRF-SB, que son resistentes al medicamento. En ambas se verificaron primero sus características de sensibilidad y resistencia, y luego se identificó la presencia de la proteína STAT5B.

Después la investigadora comprobó si el receptor de glucocorticoide y la STAT5B interactuaban en las células –a nivel del citoplasma y del núcleo– usando diferentes técnicas de bioquímica y de biología molecular.

“Cuando hicimos el análisis en citoplasma encontramos que tanto en la línea sensible SUP-B15 como en CCRF-SB, la resistente, se mostraba esta interacción”, manifiesta la investigadora, y agrega que en el núcleo la interacción entre el receptor de glucocorticoides y el STAT5B solo ocurre en presencia del medicamento.

Este hallazgo es muy importante para los pacientes que sufren de este tipo de leucemia, especialmente menores, pues son avances que le apuntan a desarrollar en algún momento un tratamiento farmacológico que logre contrarrestar la resistencia.

“El siguiente paso sería evaluar qué tipo de tratamiento podría alterar o modificar la interacción entre el receptor de glucocorticoides y el STAT5B” señala la investigadora. El objetivo es que a partir del desarrollo de patentes se logre un tratamiento más efectivo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.