Contaminación lumínica desorienta a los animales nocturnos

Cuando se utilizan fuentes de luz muy fuertes, o se ilumina indiscriminadamente, los animales se empiezan a desviar de sus rutas y no localizan las fuentes de alimento o los sitios de polinización.

El profesor Carlos Sarmiento, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia, explica el efecto negativo que la contaminación lumínica les ocasiona a estos animales.

Al respecto menciona que en el día y en la noche los animales requieren de la luz solar para desplazarse; la usan como fuente de orientación, y la luz de las estrellas o de la Luna se establecen como puntos que les permiten saber en qué ángulo moverse.

Entre esa amplia diversidad de seres que viven en la noche se destacan los insectos. Según explica la profesora Ángela Rocío Amarillo, investigadora de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Pontificia Universidad Javeriana, estos organismos representan uno de los grupos más diversos del planeta y revisten gran importancia para actividades vitales como la polinización nocturna.

“El 30 % de la polinización de las plantas con flores ocurre durante la noche y está a cargo de un grupo bastante diverso de insectos como las polillas, de las cuales alrededor de un 80 % son nocturnas”, indica la profesora Amarillo.

En algunos casos las luces y el ruido de las grandes urbes interfieren con los patrones de comportamiento de los insectos y con los procesos que ellos realizan en el ecosistema durante la noche, precisó la académica.

Como estos insectos usan el modelo de orientación transversa para volar siempre en ángulo fijo a la luz de origen, que es normalmente la Luna, las luces artificiales los confunden haciendo que cambien su ángulo de vuelo hasta quedar atrapados por estas luces.

Según señala el profesor Sarmiento, el problema no solo implica a los animales: “se sabe que incluso los seres humanos también tenemos problemas de salud o de sueño cuando en las noches hay demasiada luz a nuestro alrededor”, asegura.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *