Asocian Zika con Guillain-Barré, mielitis y encefalitis

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia reportaron una paciente que desarrolló estos síndromes neurológicos al contagiarse con el virus del Zika.

“Hicimos la descripción del caso de una paciente de 24 años con lesiones en el cerebro relacionadas con encefalitis, mielitis transversa (inflamación de la medula espinal) y compromiso del nervio periférico con un patrón muy similar al síndrome de Guillain-Barré (trastorno en el que el sistema inmunitario del organismo afecta los nervios periféricos), explica el doctor Óscar Mancera-Páez, neurólogo de la Nacional.

El estudio, publicado en un artículo de la revista Journal of the Neurological Sciences, fue liderado por los doctores Gustavo Román y Rodrigo Pardo. El doctor Román es profesor ad honorem, doctor Honoris causa de la U.N. y docente de neurología en el Hospital Metodista de Houston, de la Universidad Cornell, mientras que el doctor Pardo es profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional y encargado en Colombia de dirigir la discusión de las guías de tratamiento y prevención del virus del Zika, como consultor de la Organización Panamericana de la Salud.

Además contó con la participación de los profesores Yhojan Rodríguez y Juan Manuel Anaya, expertos en inmunología y reumatología, investigadores del Centro de Enfermedades Reumatológicas de la Universidad del Rosario (CREA).

Según el doctor Pardo, este trabajo resulta interesante porque se trata de enfermedades que no habían sido asociadas con la infección por Zika.

“Es una comunicación científica de un caso no habitual que debe llamar la atención de todas las personas que tienen que ver con esta infección, para que estén atentas ante la presencia de casos complejos no reconocidos antes”, señala el doctor Pardo, y al respecto explica que en el área biológica también se da paso a una discusión más profunda sobre los mecanismos por los cuales el Zika puede afectar el sistema nervioso más allá de lo que se conoce.

Virus causante

La paciente, diagnosticada en enero de 2014 con Zika, también había presentado infecciones por los virus de chikunguña y dengue, por lo que presentaba una cicatriz inmunológica relacionada con otros arbovirus de la misma familia del Zika. Esto dificultó identificar cuál había sido el verdadero causante de las demás enfermedades a través de pruebas básicas, porque molecularmente resultan muy similares.

“Vimos que algunos autores habían sugerido antes que un sujeto expuesto a esos virus y que después es infectado por Zika puede tener una respuesta inmunológica más seria. Por eso era muy importante estar seguros de cuál fue el virus causante, algo que se consiguió gracias a las pruebas realizadas en el Centro de Enfermedades Reumatológicas de la Universidad del Rosario”, asegura el doctor Mancera-Páez.

En menos de una semana la paciente desarrolló un cuadro de conjuntivitis, fiebre, dolor articular y retención urinaria. Este último es un síntoma que en algunos estudios con ratones, a los que se les inoculaba el virus, se ha relacionado con lesiones directas en la médula espinal o en los nervios periféricos.

Los doctores se encontraron con la paciente en una fase de rehabilitación en la que identificaron lesiones extensas en la médula espinal, en el cerebro y en el nervio óptico, además de un compromiso de los nervios periféricos que limitaba mucho su movilidad.

Revisan 19 casos

Como parte del estudio que originó el artículo, los investigadores revisaron 19 casos de Zika asociados con mielitis transversa y encefalitis que hubieran ocurrido 10,5 días después de la infección, presentes en reportes del Caribe, Centroamérica y Suramérica.

“Vimos que muchos de ellos no tienen reporte del compromiso del nervio óptico, algo que representa una oportunidad de nuevas investigaciones en adultos”, explica el doctor Mancera-Páez.

En niños hay varios estudios de series de necropsias en las que se demuestra que puede coexistir compromiso ocular y del nervio óptico, pero los métodos diagnósticos se tienen que hacer cuando la persona presenta la infección, por lo que la descripción de esta variante de la enfermedad en pacientes adultos ha sido limitada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.