Menores indígenas cumplieron sus sueños en el estadio de Palogrande

Cincuenta y tres niños y jóvenes de la estrategia, ‘Mambrú no va a la guerra. Este es otro cuento’, vivieron una experiencia con el Once Caldas. Directivos del equipo apoyaron la iniciativa.

Alrededor de 53 niños y jóvenes que conforman la iniciativa de la Escuela de Futbol del resguardo de San Lorenzo en Riosucio (Caldas), tuvieron la oportunidad de asistir al estadio Palogrande, en la ciudad de Manizales, y disfrutar el partido que el Once Caldas jugó con Alianza Petrolera, en el marco de la implementación de la estrategia Mambrú,

El proceso es liderado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia (sede Manizales), la Gobernación de Caldas, la Alcaldía de Riosucio y los directivos del equipo, que facilitaron el ingreso.

 “Como Agencia, hemos entendido la necesidad de ir al resguardo y apoyar estas iniciativas comunitarias. Esta fue una experiencia significativa y un mensaje para la demás personas de que la paz es posible, ya que muchos niños y jóvenes, en medio de la vulnerabilidad, los peligros y las dificultades en su comunidad han decidido apostarle al futbol, al colegio y a participar en estas iniciativas”, expresó Carlos Ariel Soto Rangel, coordinador territorial de la ARN, en el Eje Cafetero.

 “Queríamos que los jóvenes de la escuela deportiva vivieran la emoción de estar en el estadio con la hinchada y tuvieran un acercamiento al futbol profesional”, agregó el coordinador del Centro de Pensamiento en Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional, Carlos Mario Ramírez Guapacha.

 Las expectativas de los jóvenes fueron superadas. Solo dos de los 53 habían conocido un estadio como es el caso Rodolfo Alexander, quien expresó gran emoción frente a la oportunidad de asistir a un partido: “Estamos contentos porque en la escuela de futbol se nos están dando otras opciones de vida. Este es un regalo que agradecemos y valoramos”.

La iniciativa comunitaria busca fortalecer el deporte en el territorio y crear un espacio de sano esparcimiento. Gracias a Mambrú, los jóvenes han reforzado sus saberes a través de talleres y espacios de formación en temáticas relacionadas con los derechos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, derechos sexuales y reproductivos, proyecto de vida, nutrición, liderazgo, trabajo en equipo, entre otros.

Al igual que estos 53 chicos, en todo el país cerca de 7.000 niños y jóvenes se han motivado a construir sus sueños, a través de la estrategia de protección de derechos ‘Mambrú no va a la guerra. Este es otro cuento’, la cual lidera la ARN desde 2010.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.