Aislado internacionalmente, inicia nuevo periodo Nicolás Maduro

Su nuevo mandato presidencial es considerado ilegítimo por varios países que no lo reconocen, califican las elecciones de fraudulentas, con 56 años inicia hoy su segundo gobierno.

Después de que los países que pertenecen al Grupo de Lima empezaran a poner en práctica las sanciones acordadas contra el régimen -como Perú-, o a estudiarlas -como Colombia-, Maduro solicito rectificar. Esta es una situación que refleja perfectamente el actuar del mandatario. Es capaz de salir ante el mundo a decir que sus críticos son quienes están diciendo mentiras, mientras él asegura que hay un complot en su contra.

El régimen de Maduro está ante un inminente aislamiento internacional. Incluso, esta vez su presidencia es catalogada como ilegítima en origen, porque no son pocos los países que no reconocen su gobierno por considerar que las elecciones presidenciales fueron fraudulentas. La gran pregunta que ronda es qué tipo de gobierno arrancará este 10 de enero en Venezuela.

Maduro se posesionará como presidente a pesar del enorme rechazo internacional tapando el sol con un dedo, con tanto convencimiento que algunos lo consideran un maestro de la actuación. En esa misma rueda de prensa dijo que hoy por hoy Venezuela tiene más apoyo internacional –y más decidido- del que tenía años atrás.

Sin embargo, la pregunta es qué tan efectivo será este aislamiento. “No hay que olvidar que Cuba, que ya pasó por ese trance, se mantuvo sin relaciones con los países de América Latina y el Caribe durante muchos años y fue objeto de un severo bloqueo por parte de los Estados Unidos, que ningún efecto práctico causó”, indicaron expertos.

Para el futuro se podrían dar varios escenarios. Uno de ellos es su debilitamiento político, que es el que la comunidad internacional espera lograr con presión y sanciones diplomáticas y económicas. Es decir, que Maduro diera su brazo a torcer y aceptara que se diera una transición democrática, se sentara a negociar con la oposición, esta vez seriamente cediendo en los mínimos que piden, como la liberación de los presos políticos y elecciones transparentes.

Sin embargo, los analistas no son muy optimistas al respecto. Fundamentalmente porque no creen que realmente Maduro se sienta lo suficientemente presionado a corto plazo como para que la situación de un giro tan radical.

“Sería más fácil intentar una negociación con Diosdado Cabello que es un tipo que tiene muchísimo que perder por los niveles de involucramiento en actividades ilícitas. Además, no está tan involucrado ideológicamente.

El debilitamiento de Maduro no se dará solo por la presión externa, sino por la interna. En este momento, el régimen tiene graves problemas, sin duda alguna. La crisis económica salta a la vista, la inflación en el país cerró 2018 en 1.698.488,2%, según un informe del Parlamento venezolano,de mayoría opositora. Y para el 2019 el Fondo Monetario Internacional proyecta que podría cerrar con un inflación de 10.000.000%. No obstante, Maduro asegura que está “de pie”, es decir, que todavía puede sostenerse en el poder, pese a todo lo que ocurre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.