La Policía Fiscal y Aduanera, en acción de control, logró la aprehensión de mercancías de contrabando avaluadas comercialmente en 815 millones de pesos .

La División de Control Operativo de la Dirección Seccional de Impuestos y Aduanas de Pereira, a través de su grupo de inteligencia determinó que un vehículo de carga tipo tractocamión, estaba utilizando una ruta inusual para ingresar a las bodegas ubicadas en el sector La Badea , en  Dosquebradas.

Los policiales se desplazaron hasta el sector, donde se entrevistaron con el conductor del vehículo quien manifestó que lo habían contratado por traer el vehículo desde la ciudad de Cartagena y que le habían entregado los documentos que habría presentado a la autoridad.

En los documentos se consignó que en el vehículo transportaba unas máquinas para cortar carne, las cuales serían nacionalizadas en un depósito aduanero al cual estaba a punto de ingresar el vehículo.

Al parecer la importación la estaba realizando una Agencia de Aduanas muy reconocida en el país, por lo cual el conductor manifestó que la mercancía no tenía ningún inconveniente, sin embargo, la cantidad de maquinaria que decía transportar era superior a la que podría caber en un contenedor de 40 pies por lo cual los funcionarios policiales realizaron pesquisas más a fondo y lograron determinar que la operación aduanera era ficticia, al no existir en los sistemas informáticos de la DIAN.

Teniendo en cuenta esto los policiales procedieron a abrir el contenedor, cuando evidenciaron que no eran maquinas cortadoras de carne lo que transportaba, sino cigarrillos hechos en china, los cuales no están autorizados para su comercialización en el país.

En total fueron 10 millones de unidades de cigarrillos que pretendían ser distribuidos en Pereira y municipios aledaños.

Se determinó que esta maniobra fraudulenta tuvo una gran planeación, ya que hasta el contenedor habían comprado.

Al consultar a la empresa naviera supuesta propietaria del contenedor, manifestaron que el número de identificación del contenedor no les pertenecía y que con la empresa de aduanas no realizaban operaciones de comercio exterior desde el 2018.

Aunque los documentos de transporte eran falsos, se vinculó al proceso a la empresa de aduanas y al importador allí relacionados, para que rindieran sus descargos en la investigación, en la cual se tiene como principal implicado al dueño del vehículo quien deberá informar los pormenores de esta operación engañosa, así como al conductor se le garantizó su presunción de inocencia.

Se aplicó medida cautelar de aprehensión al contenedor con los 10 millones de cigarrillos, asimismo al vehículo que los transportaba.

La mercancía en el mercado podría alcanzar unos $ 815 millones de pesos.