Una acción investigativa liderada por la Dirección Especializada contra el Narcotráfico y el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, en articulación con la Armada Nacional y autoridades británicas, permitió identificar y judicializar a 12 señalados integrantes de una estructura narcotraficante que tendría nexos con carteles mexicanos y sería la encargada de coordinar el envío de cargamentos de cocaína hacia Centroamérica, Europa y Estados Unidos.

La organización ilegal, al parecer, contaba con laboratorios para el procesamiento del alcaloide en el Bajo Calima (Valle del Cauca) y Sipí (Chocó).

Para el transporte de los alijos contactaría propietarios de barcos de pesca; o recurría a lanchas tipo go fast, embarcaciones estas en las que recorrían el Litoral de San Juan en el Pacífico hasta los sectores El Venado, Orpúa, Hijua y Bajo Baudó (Chocó) para luego llevar las sustancias a los destinos internacionales.

Los elementos materiales probatorios recaudados permitieron establecer que la estructura ilegal, presuntamente, reclutaba personas para movilizar, entre Colombia y México, las divisas producto del narcotráfico.

Los procesados fueron capturados en diligencias de registro y allanamiento que  se realizaron  en Bogotá, Manizales , Villavicencio , Cúcuta , Cali y Palmira (Valle del Cauca) , Medellín ,  y Leticia.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico imputó a los detenidos los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado; y concierto para delinquir con fines de narcotráfico.

Andamiaje criminal

Las evidencias obtenidas permitieron establecer los roles que cumplían los presuntos integrantes de la red narcotraficante.

  • Ramiro Eduardo Pineros Camargo, alias Ramiro, sería el encargado de la coordinación y logística tanto del envío de los estupefacientes, como de la recepción de dineros provenientes de México.
  • Jorge Armando Montaño Duarte, alias Mono, serían el enlace entre la organización en Colombia y los carteles mexicanos que financian la actividad ilegal. Además, sería receptor de dineros producto del ilícito.
  • Henry Giraldo Giraldo, alias Henry, reclutaría las personas que eran enviadas con el dinero. También financiaría los envíos de narcóticos al exterior.
  • Jhair Alberto Erazo Botero, alias Jair, es considerado el hombre de confianza de alias Mono y quien se encargaría de vigilar los centros de acopio para el cargue y zarpe del estupefaciente hacia los diferentes países.

Los demás procesados estarían a cargo de la adecuación de las embarcaciones, compra de combustible, provisiones, trámites de zarpes, recepción de dineros ilícitos y de custodiar los laboratorios.

A lo largo de la investigación a la estructura narcotraficante le fueron incautados 783 kilogramos de clorhidrato de cocaína y 37.800 dólares. También fueron capturados 5 presuntos transportadores.