Estos n acionales se encontraban en situación de vulnerabilidad en el país vecino. En virtud de acción de una tutela, de la Personería de Manizales, pudieron regresar

Los integrantes de la familia Londoño Giraldo, quienes ya se encuentran en su residencia del barrio Solferino desde el sábado pasado, en estricto aislamiento obligatorio, expresaron todo su agradecimiento con la Personería, Entidad que en primera instancia ya había logrado garantizar para estas personas atención humanitaria, soporte en vivienda, alimentación, salud y ayuda de emergencia  mientras se daba su traslado a nuestro País.

El corredor humanitario activado por esta Agencia del Ministerio Público local, sirvió para cesar el drama de esta familia que se encontraba atrapada en Ecuador tras el cierre de fronteras producto de la emergencia desatada por la pandemia de la covid-19.

“Se trataba de un caso de personas con patologías propensas a contraer el virus de la covid-19, además de otras situaciones como la falta de ingresos económicos, motivo que tenía a esta familia en una difícil situación alimentaria con varios menores de edad en riesgo al punto de alimentarse solo de agua dulce. ”, dijo  Fernando Arcila Castellanos, personero municipal.

En diálogo con los Beatriz Giraldo Orozco, madre cabeza de esta familia, informó que a la fecha todos los integrantes están aplicando todos los protocolos de bioseguridad, comenzando por el asilamiento obligatorio de 14 días. Argumenta  también que su deseo es entregar un mensaje a los manizaleños de tomar esta situación más enserio.

“Si la gente supiera cómo está de grave la situación en Ecuador, no estarían tan relajados por las calles. Ustedes no saben toda la angustia que nos tocó vivir y el desespero que sentíamos de saber que el virus está tan propagado en ese país, ver la gente morir en las calles fue fuerte, invito a los manizaleños a que tomemos conciencia y salgamos solo si es estrictamente necesario, quedémonos en casa”. Concluyó.

 

Otro caso de ciudadanos manizaleños en Ecuador, Ana María Pinilla Valencia,  madre cabeza de hogar a cargo de 2 menores de edad y quien también ha manifestado estar pasando una situación difícil en el país vecino, acudió a la Personería para interponer una acción de tutela a fin de que se le garanticen derechos fundamentales.

El tribunal superior de Manizales, en su Sala Penal, decretó la medida provisional tendiente evitar un perjuicio irremediable sobre ella, ordenando de manera inmediata disponer que el consulado de Colombia en Quito proceda a brindar asistencia alimentaria, psicológica y de orientación legal en favor de la actora y sus hijos. A su vez examine la posibilidad de disponer el traslado de la señora y sus hijos desde Ecuador a la ciudad de Manizales donde residía antes de trasladarse al vecino país.