El secretario de Desarrollo Social, David Islem Ramírez, dijo que la iniciativa clave fue “La Vida es Bella”, programa que llevó los servicios a los barrios con el objetivo de prestar atención psicosocial por efectos de la pandemia. Las personas fueron favorecidas con apoyo psicológico, promoción en salud y cultura ciudadana.

La Secretaría de Desarrollo Social culminó el 2020 luego de una labor de aportar a mitigar los efectos de la pandemia en el tejido social y realizó gestiones que fueron un soporte económico y humano en medio de la emergencia sanitaria.

La Secretaría de Desarrollo Social hizo un balance positivo del 2020, a pesar de las dificultades. Fue clave en la atención de la emergencia y ahora nos encaminamos a una reactivación social. Tenemos las pilas puestas, vamos para adelante, señalo el secretario.

Entre las acciones se destacan cerca de 80 mil mercados entregados a población vulnerable durante la cuarentena, lo que cubrió las necesidades primarias quienes recibieron estas ayudas. Nos fuimos a las comunas para atender puerta a puerta a las personas que no podían venir a la Alcaldía por las restricciones de movilidad”, explicó Ramírez.

La Secretaría también estuvo cerca de los adultos mayores: “se invirtieron 6 mil millones de pesos para esta población con operación domiciliaria de los Centros Día. Llegamos a las casas para acompañarlos, fortalecimos convenios de bienestar y articulación con el Hospital San Isidro.

Los esfuerzos también se dirigieron a la reactivación económica. Es así como el programa Barrio Amigo formó a 300 emprendedores en temas de mercadeo para darles fuerza en producción, venta de productos y también organizó ferias para comercializarlos.

Desde las oficinas pertenecientes a las secretarías también se destacan logros. La Oficina de Infancia, Adolescencia y Juventud invirtió 490 millones de pesos para dotación y cualificación de grupos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Así mismo, se gestionaron ante el Gobierno Nacional 4.000 cupos para Manizales del programa Jóvenes en Acción que otorga recursos de educación superior.

Igualmente, se realizaron pícnics recreativos para niños, niñas y adolescentes en las zonas urbanas y rurales. El musical Las Estrellas no se Tocan también llegó a los barrios para crear conciencia acerca del uso de la pólvora y sus efectos nocivos para quien la manipula.

La Oficina de la Discapacidad trabajó en la actualización de la política pública de esta población con una inversión estimada de 400 millones de pesos. También destinó recursos a colegios para la formación de niños y jóvenes con discapacidad, conformó el Comité Municipal de Discapacidad en un proceso que contó con la participación de cerca de 400 personas, entregó elementos de apoyo para mejorar la calidad de vida de hombres y mujeres con movilidad reducida.