La Policía Metropolitana de Manizales realizó un despliegue operacional durante la noche de fin de año en la ciudad.

300 uniformados garantizaron el normal desarrollo de estas festividades. Se realizaron 24 traslados al Centro Transitorio de Protección CTP, Se recibieron 687 llamadas al 123, fueron atendidos 174 casos de riñas.

Las demás llamadas se dieron para poner en conocimiento comportamientos contrarios a la convivencia, entre los que se encuentran exceso de ruido, actividades sospechosas y consumo de estupefacientes, entre otros.

Los comportamientos contrarios a la convivencia más recurrentes se dieron por portar armas o elementos corto punzantes, reñir, incitar o incurrir en confrontaciones violentas que puedan derivar en agresiones físicas y portar sustancias prohibidas en el espacio público.

No se presentaron casos de víctimas fatales o heridos como consecuencia de balas perdidas, o situaciones que desencadenaran sucesos de afectación a la integridad de las personas.