El valor de la lucha en el deporte quedó patentado en el coliseo Miguel Calero. Y tuvo en Nicoll Parrado a su principal protagonista. En la final de los 68 kilogramos de la lucha libre, superó con autoridad a la mexicana, Sandra Escamilla, y puso de pie a la tribuna.

Luego una vuelta olímpica por el colchón con la bandera tricolor a su espalda para finalizar en un emotivo abrazo con su entrenador, Fernán Montoya. “La soñé y la conseguí, la verdad que no me la creo y me hace muy feliz esta medalla, sobre todo porque pude celebrarla con mis compañeros de la selección y con la gente que nos acompañó y animó bastante”, dijo con los ojos a punto de hacerse agua, la nueva campeona continental.

Apenas entendible semejante júbilo porque fue el oro número 45 para Colombia, único de la jornada en los Panamericanos Junior y que mantiene vivo el sueño de quedarse con el primer lugar del medallero. El país cerró la undécima jornada con 127 medallas (30 platas y 52 bronces) y por segundo día consecutivo encabeza el tablero general.

La atleta, Shary Julisa Vallecilla fue otra de las destacadas, al lograr la plata en los 200 metros en la pista del Pascual Guerrero. Ese mismo metal obtuvo el esgrimista, Miguel Ángel Grajales, en florete individual.

Las jóvenes promesas del atletismo que se forman ya en los Proyectos Avanzados de Desarrollo de Mindeporte, también cumplieron una sobresaliente jornada. Laura Chalarcá, en los 20.000 metros marcha; Valentina Barrios en lanzamiento de jabalina; Laura Manuela Espinosa, en los 5.000 metros y Leidy Marcela Cuesta en salto triple, se subieron al podio con su bronce.

El ciclismo de ruta también se despidió con un tercer lugar. Germán Gómez, en la prueba de ruta y luego de un exigente recorrido de 139 kilómetros, encontró premio a su esfuerzo con medalla. La natación artística, por equipos femeninos; Natalia Bernal en karate (-61 kg) y los luchadores María Fernanda Ceballos (76 k) y José Esteban González (65 k), también se subieron al tercer peldaño del podio.