Transportadores piden reductores de velocidad en el Túnel de La Línea

Los transportadores de carga pesada destacaron la importancia de la obra y el aporte al desarrollo vial del país, pero reiteraron que la vía es muy angosta porque se cruza la cordillera, no hay unos carriles de desaceleración o frenados de emergencia como los hay en importantes carreteras del mundo.

El presidente de Federación de Empresarios de Transporte de Carga Pesada,  Henry Alberto Cárdenas, se refirió al accidente ocurrido este 4 de enero en el Túnel de la Línea y que dejó 8 muertos y 30 heridos.

Explicó que no se puede negar que es una obra majestuosa de Invías y que  llevaban años esperando una carretera diferente para conectar esas dos regiones, pero admitió que es complejo no tener inclinación cuando en la vía antigua se tenía una inclinación de más del 11%.

Actualmente se tiene una inclinación entre el 6% y el 8%,  particularidad que lleva a que la velocidad se aumente porque la línea recta es mayor, indicó.

Sobre una posibilidad de corregir la inclinación de la vía, explicó que la vía quedó así, pero que es importante reconocer que al atravesar la carretera hay que irla conociendo y ser muy preventivo para que no sucedan estos hechos.

El dirigente gremial reitero  que se tiene una particularidad, la vía es muy angosta y como no hay mayor espacio tenemos que ser muy reactivos y pensar en la seguridad del conductor, de los transeúntes y de todos los actores viales.

Dijo que lo que pudo suceder en este caso fue que un exceso de confianza del conductor, las investigaciones dicen que fue un problema de frenos, pero cuando se empieza a bajar muy rápido de pronto pasar una leva, las que hacen que el frenado llegue hasta cierto límite.

Lo que sucede regularmente  con las tractomulas y los camiones de carga. Al pasarse las levas quiere decir que se quedó sin frenos y esto ocurre cuando se presionando todo el tiempo y se calienta y el carro ya no vuelve a frenar.

El líder gremial admitió que desde el primer día de la apertura de la cordillera se le insinuó a la Agencia Nacional de Seguridad Vial que coordinará con el Invías, ubicar a la entrada de cada túnel unos reductores de velocidad para que ante ciertas inclinaciones el conductor siempre tenga que frenar y pueda ir controlar más la velocidad y reaccionar más rápido.