Invierno agravaría crisis de Hidroituango

Expertos indicaron que el colapso del túnel auxiliar y las recientes filtraciones en los de captación, pueden ser indicadores de más problemas.

Así lo advirtió el profesor Modesto Portilla, uno de los expertos que más conoce el caso de Hidroituango, quien planteó cuatro propuestas para evitar posibles desastres:

1) reforzar el macizo rocoso sobre el que se sostiene la obra, 2) evacuar ordenada, técnica y concertadamente a las comunidades residentes en el cañón del río Cauca, 3) desembalsar la represa, y 4) desmantelar el muro y el vertedero.

Estas propuestas forman parte de la presentación que hizo el docente en el marco del III Seminario Internacional “Ordenamiento y proyecto territorial: agua y territorio”, organizado por la Maestría en Ordenamiento Urbano Regional de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

El profesor Portilla, del Departamento de Geociencias de la U.N., aprovechó la ocasión para hablar sobre el impacto de las hidroeléctricas en el ordenamiento del territorio a través del relato de Hidroituango, el cual definió como la “crónica de una tragedia anunciada”, debido a los errores técnicos y de diseño que desde un principio tuvo el proyecto y que desencadenaron la emergencia hace un año.

Para el académico, la represa, que se encuentra en proceso de reconstrucción, aún enfrenta problemas importantes como los cambios de diseño del vertedero, que pasó de cinco a cuatro compuertas, y fallas en el área por donde cae el agua, construida con 120 m de diferencia, lo que altera su flujo natural.

El docente también se refirió a los cambios en el diseño del muro como una de las causas de las filtraciones que aun presenta la obra, y a la invasión de buchón, o jacinto de agua, en varias hectáreas del embalse, lo cual, según el académico, de ninguna manera debe ocurrir en este tipo de proyectos.

“Esto se presenta porque cuando se represa toda la comida que lleva el río, esta queda ahí. Además, unos 200 o 300 km arriba está el valle geográfico del río Cauca, donde se cultiva caña; cuando estos cultivos son drenados por el agua, esta arrastra químicos y abonos que propician el crecimiento del buchón”, explicó el profesor.

Las soluciones

Ante esta realidad, las cuatro actividades propuestas por el profesor Portilla pretenden mitigar el riesgo en zonas como Liborina, Caucasia, Nechí, La Mojana, Depresión Momposina y Bocas de Ceniza, pasando por el sitio donde se encuentra el muro de la represa.

La primera es evacuar a la población que se podría afectar por un probable flujo hiperconcentrado de agua-lodo-escombros; reforzar el macizo rocoso con la inyección de concretos especiales; desembalsar la represa mediante la construcción de nuevos túneles que permitan desaguar más agua de la que entra al embalse arriba del muro; y desmantelar el muro y el vertedero.

“Considero que después de reforzar el macizo rocoso y sacar algo de agua se debe desmantelar el muro; yo diría que hasta la cota 389 y dejarlo ahí como un museo al aire libre que muestre cómo se hacen mal las cosas para que no se repitan”, manifestó el docente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.