Comunidades retornadas del Eje Cafetero recuperan tejido social

La Estrategia va hasta diciembre. En Caldas se realiza en Norcasia, en la urbanización Nueva Esperanza, con 70 participantes, incluidos 10 líderes

A través de la implementación de la estrategia de fortalecimiento del tejido social para comunidades retornadas y reubicadas, la Unidad para las Víctimas continúa transformando vidas en Risaralda, Caldas y Quindío.

Uno de los elementos relevantes en la implementación del proceso de retornos y reubicaciones de la Unidad para las Víctimas, ha sido la importancia de avanzar en acciones dirigidas al fortalecimiento del tejido social y la confianza hacia el Estado, por parte de las comunidades que participan en estos procesos.

La Estrategia de Fortalecimiento empezó en el mes de julio en el Eje Cafetero y finaliza en diciembre. En el departamento de Caldas se lleva a cabo en el municipio de Norcasia, urbanización Nueva Esperanza, con el concurso de  70 participantes, 10 de ellos líderes.

En Risaralda la población beneficiada se encuentra en Apía (40 participantes, 10 de ellos líderes),  mientras que en Quindío la campaña se cumple en el sector de Jardín de la Fachada, en la ciudad de Armenia con 70 víctimas.

En la Estrategia se propone el desarrollo de cuatro ejes temáticos: el primero de ellos el reconocimiento comunitario, el segundo la construcción del sentido de comunidad,  tercero el trámite de conflictos y como último componente, la participación pública y ciudadana.

Plantea acciones a realizar directamente con las comunidades retornadas y reubicadas, abordando asuntos estrechamente relacionados con el acompañamiento psicosocial con alcance comunitario, que pretende fortalecer en las comunidades el significado de lo social.

“Además de buscar la recuperación material de las familias a través de la indemnización, para nosotros es fundamental la generación de lazos de confianza entre las comunidades víctimas de desplazamiento forzado y las comunidades receptoras, por ello desarrollamos esta estrategia con enfoque psicosocial para que las víctimas vuelvan a participar de los procesos de ciudadanía y se sientan parte del tejido social luego de lo sucedido”, argumentó Laura Moreno, directora territorial de la Unidad en el Eje Cafetero.

Dentro del programa, de igual manera se están desarrollando espacios de formación con líderes que cumplen dos objetivos: facilitar herramientas a las personas identificadas por la comunidad, con roles de liderazgo fortaleciendo habilidades de cuidado de la población y realizando la planeación de las acciones autónomas que apuntan al bienestar de su entorno.

En cumplimiento de la estrategia se realizan siete encuentros, uno mensual, la implementación empezó en el mes de julio en el Eje Cafetero y finaliza en diciembre. En el departamento de Caldas se lleva a cabo en el municipio de Norcasia, urbanización Nueva Esperanza, con el concurso de  70 participantes, 10 de ellos líderes.

En Risaralda la población beneficiada se encuentra en Apía (40 participantes, 10 de ellos líderes),  mientras que en Quindío la campaña se cumple en el sector de Jardín de la Fachada en la ciudad de Armenia con 70 víctimas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.