Aumentarían casos de cáncer por implantes mamarios

En Colombia se está presentando un subregistro de linfoma anaplástico. En la Fundación Santa Fe de Bogotá se diagnosticaron  siete casos este año. En el resto del país son 6.

La doctora Martha Romero, patóloga anatómica y clínica de la Universidad Nacional de Colombia, reveló que en Colombia 200.000 mujeres tienen prótesis.

El linfoma anaplástico, reportado por primera vez en 1997 por el oncólogo John Keech y el cirujano plástico Brevator Creech, se ha relacionado hasta ahora con la presencia de prótesis texturizadas que llevan a que las pacientes lo desarrollen en el sistema linfático.

La doctora Romero fue una de las ponentes en el primer día de las Jornadas Académicas de Patología UN organizadas por la Facultad de Medicina de la UNAL, intervención en la que compartió con los asistentes datos sobre linfoma anaplásico de células grandes (LACG) asociado con implantes de mama, enfermedad que para 2018acumulaba unos 561 casos reportados en el mundo.

Entre los síntomas a los que las mujeres que tengan este tipo de prótesis deben prestarles atención es a la presencia de líquido en un periodo superior a un año después de la colocación del implante (la media es de nueve años) que no sea explicado por algún tipo de infección o trauma, dolor, enrojecimiento y antecedentes de linfoma de más de un año de evolución.

Sin embargo la especialista señaló que esta no es la única presentación que puede tener esta enfermedad: “las pacientes podrían cursar con la aparición de masas, lo que algunos consideran que podría ser una lesión más agresiva o que incluso patologías diferentes o un estado evolutivo, pero podríamos tener ambas condiciones”.

Además de estos signos, les aconsejó a los médicos no perder de vista que los implantes –que además de mamarios también pueden ser de glúteos u ortopedia– pueden tener un origen cosmético o reconstructivo, caso en el que la paciente puede tener en su historial un carcinoma, que significaría un diagnóstico diferencial al tratar el LACG.

“La patología es rara, es infrecuente, pero es real y debemos diagnosticarla a tiempo; el cuerpo clínico, incluyendo a los patólogos, tiene una responsabilidad muy importante”, declaró la doctora Romero.

“Se insiste mucho en que diagnostiquemos a tiempo, porque este es un linfoma que se puede tratar si se detecta y se trata de manera oportuna y adecuada; por el contrario, si el diagnóstico es tardío se puede producir una infiltración de la cápsula (tejido que recubre el implante) con posible compromiso ganglionar, lo que puede causar la muerte de la paciente” aseguró la especialista.

Sensibilizar a la comunidad

Por eso, la comunidad médica del país se ha unido para generar consciencia sobre la importancia de diagnosticar y tratar adecuadamente esta enfermedad. Por ejemplo, la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) y la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva se unieron para analizar qué conductas adoptar ante hechos como el retiro del mercado de las prótesis Allergan.

“Se trata de una patología extremadamente importante en este flujo, porque somos los que hacemos el diagnóstico preciso. La idea es que podamos hablar con la sociedad, plantearle todo lo que debemos hacer y sacar un comunicado para el Invima y el Ministerio de Salud”, planteó la doctora Romero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.