La Gobernación de Risaralda  y la Alcaldía de Pueblo Rico, continúan realizando un censo de los daños que dejó el  fenómeno natural el 11 de septiembre.

El balance preliminar arroja que resultaron damnificadas 400 viviendas, 22 escuelas, 7 acueductos comunitarios, incluido el del corregimiento de Santa Cecilia.

Esto se suma a los daños en cultivos, carreteras, trapiches, entre otros. «Seguiremos haciendo recorriendo para terminar lo antes posible el censo y adoptar las medidas necesarias», aseguró Diana Carolina Ramírez, directora de Gestión del Riesgo.

Por el momento las veredas que han reportado afectaciones son: Sutú, Cristalina, Botuma, Bajo San Juan, El Silencio, Ciguepa, Agüita, Punto Leticia, plaza principal Santa Cecilia, Kundumí. También se está verificando si en el corregimiento de Villa Clareth también hubo damnificados.

En las recientes horas se les entregó a las comunidades indígenas de Similitó y La Punta (Pueblo Rico), insumos para restablecer sus acueductos y asegurar el suministro del líquido vital en esta población.