Estos jóvenes juraron bandera en un acto protocolario realizado en el centro cultural Noemi González de Corrales, del municipio de Chinchiná.

Los jóvenes entraran a cumplir sus funciones dentro de su rol de servicio comunitario y de acompañamiento a la ciudadanía.

Su instrucción fue realizada en Riosucio, recibiendo capacitación en temas como Código Nacional de Policía, Derechos Humanos, atención a la comunidad, normatividad de tránsito entre otros.

Todos los jóvenes son oriundos de Caldas, terminaron sus estudios académicos de bachiller y muchos de ellos estarán prestando el servicio en su municipio de origen.