Esta iniciativa,  liderada por la Facultad de Ciencias Empresariales , de la UTP , es  ejecutada con recursos del Gobierno de Canadá.

Tiene entre sus objetivos cerrar la brecha de la participación en la toma de decisiones entre géneros, ya que por diferentes situaciones socioculturales el liderazgo de dichos procesos es asumido mayormente por hombres dejando a la mujer relegada a un segundo plano.

“Participar en el taller de liderazgo me permitió conocer mujeres que como yo aman la cuenca del río Otún, reconocernos, vernos, encontrarnos, compartir conocimientos, ideas y sentires en busqueda de mejores oportunidades para todos los que habitamos este territorio”, afirmó Luz Viviana Madrid Quintero, participante del proyecto e intérprete del patrimonio natural y cultural de la Cuenca del río Otún.

Este proyecto congrega a los aliados del Bosque Modelo Risaralda, para identificar, analizar e implementar planes y estrategias de restauración de paisajes degradados en algunas de las áreas prioritarias de la cuenca del río Otún, donde la perspectiva de género es la piedra angular.

“Experiencias vividas en diferentes bosques modelo del mundo muestran que el éxito de los procesos de restauración está ligado a la participación ciudadana, donde el rol de la mujer es una ficha clave”, manifestó Erika Echeverry Londoñocoordinadora del objetivo “Fortalecer la voz de las mujeres, niños y niñas del Bosque Modelo Risaralda”.

Son tres los escenarios de formación que brindan espacios de dialogo y reflexión para el desarrollo de capacidades en el marco de la restauración, equidad y perspectiva de género: “Tángara Multicolor”, “Vigías del Otún semillas” y “Vigías del Otún”.

Esta experiencia es un piloto del laboratorio de innovación social de la Facultad de Ciencias Empresariales, un proyecto desarrollado con la Unión Europea dentro del programa Erasmus, el cual pretende convocar a las comunidades y a diferentes instituciones para que impacten sus territorios con soluciones en diferentes áreas de sensibilización y facilitación, proponiendo la participación de la mujer como líderesa en la identificación y búsqueda de soluciones a problemáticas de conservación.