El gerente de la empresa, Luis Roberto Rivas, en la rendición de cuentas reconoció la adaptación de los empleados y técnicos de la factoría a la realidad de la pandemia, lo que sumo a mantener los mercados y a posicionarse nacional e internacionalmente, no obstante los efectos del coronavirus. Se transferirán al departamento 21 mil millones de pesos.

Dijo que mientras que las demás licoreras del país registraron un descenso en las ventas del 53 por ciento, la de Caldas presento un decrecimiento del 11 por ciento.

El ejecutivo sostuvo que la destilería paso del tercer lugar entre las fabricas productoras de licores del país, al segundo, y aumentó la venta de los productos nuevos en un 11 por ciento, en cinco años salieroseis nuevas variables de licores, entre otros, el Ron Blanco, señaló.

Destacó el apoyo brindado con el sector empresarial a las comunidades, hospitales y centros asistenciales por el Covid-19, con la producción y entrega gratuita de 240 mil litros de alcohol en los departamentos de Bolívar, Cundinamarca, Quindío, Risaralda y Caldas.

Según Rivas se mantiene en un 57 por ciento el mercado del ron, primero en el país, frente a un descenso en el consumo de aguardiente en las diferentes regiones.

En lo administrativo indico que se logró la conciliación de procesos y demandas judiciales de años atrás, y mantener equilibrado los niveles de ingresos y egresos, con una contratación transparente. El gerente de la ILC, agradeció a los empleados el trabajo por la empresa y a los ciudadanos el reconocimiento de sus productos. Llamo a la confianza y a mantener la esperanza por el bien de la región y de los ciudadanos.