Hoy en el día internacional del sueño los expertos reportaron que el 60% de las personas que sufren alteraciones en el sueño presentan una relación con alguna enfermedad respiratoria.

Este año, en la 14ª versión del Día Mundial del Sueño, bajo el lema “sueño regular, futuro saludable”, el llamado de la Sociedad Mundial del Sueño está dirigido a todos los profesionales de la salud, para que defiendan y eduquen al mundo sobre lo importante que es tener un adecuado descanso para lograr una buena salud en las personas e incrementar su calidad de vida.

No controlar los síntomas de enfermedades como la dermatitis atópica, el asma o los pólipos nasales exacerba la alteración del sueño. El 70% de los niños con dermatitis atópica experimentan alteraciones del sueño

La falta de sueño trae consigo no solo importantes problemas de salud, sino pérdida de productividad, dificultad para concentrarse y una deficiente calidad de vida. Es por eso, que desde el 2008, la Sociedad Mundial del Sueño, celebra, cada mes de marzo, el Día Mundial del Sueño. Este año se conmemora el viernes 19.

Dormir es una actividad imprescindible que permite obtener la energía necesaria para llevar a cabo cualquier actividad de manera eficiente y adecuada y no hacerlo tiene un gran impacto en nuestro estado físico, emocional y mental.

Los expertos señalan que los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas y en el caso de los niños, se recomiendan más de 8 horas diarias, sin embargo, según datos de la Organización Mundial de la Salud – OMS, al menos el 40% de la población tiene una calidad de sueño deficiente¹

Además de los trastornos del sueño como la narcolepsia, el insomnio o la apnea obstructiva del sueño, existen algunas enfermedades como la dermatitis atópica, el asma y la rinosinusitis crónica con pólipos nasales en las cuales, la manifestación de sus síntomas puede tener un impacto en la calidad del sueño y a la vez en la complicación de la misma enfermedad. Dermatitis atópica, asma, pólipos nasales y alteración del sueño: una combinación debilitante.

Para los pacientes pediátricos puede ser aún más grave, ya que, son necesarios períodos de sueño adecuados de más de 8 horas para que los niños tengan un desarrollo óptimo de su sistema inmunológico.

Las cifras indican que el 54% de los menores se despiertan más de 3 noches por semana², lo cual repercute en pérdida de productividad, alto grado de ausentismo escolar y afecta a los padres y cuidadores, quienes pierden al menos 39 minutos de sueño por noche y si esto sucede con una frecuencia diaria, pueden llegar a experimentar ansiedad y depresión por fatiga³

Por otra parte, para los pacientes asmáticos en las noches hay mayor inflamación crónica de las vías respiratorias y esto está asociado con que presenten mayor sintomatología como dificultad para respirar, producción de moco, sonido tipo silbido en sus pulmones, y, por ende, se les dificulte conciliar el sueño.

La calidad del sueño está correlacionada con un control no adecuado de los síntomas de este tipo de enfermedades y con lo que Catalina Beltrán, Gerente Médico de Dermatitis Atópica para la región COPAC, explica qué es la desesperanza aprendida “Ante la no resolución de su patología el paciente normaliza el sentirse limitado a realizar actividades de la vida cotidiana como el dormir bien y se acostumbra a sufrir cierto tipo de síntomas que deberían ser controlados”.

A la vez, la doctora Diana Martínez, médico de enlace científico de Inmunología (pólipos nasales) para Sanofi Colombia, destaca la importancia de tratar al paciente de manera multidisciplinaria, invitando a que no se maneje únicamente su patología con el especialista correspondiente, sino que haya detrás una serie de médicos especialistas como nutricionistas, psicólogos o psiquiatras que complementen el tratamiento y acompañen no solo al paciente sino a las familias.

“Es importante entender que la calidad de vida, la calidad del sueño y los estados emocionales hacen parte del manejo del paciente, ya que estos representan cambios no solo en su salud, sino también en su vida social y laboral”, indicó la doctora Martínez.