Por su presunta responsabilidad en la muerte de su hijo fue capturada y judicializada una mujer de nacionalidad venezolana en Neira.

La medida fue impuesta luego de que el Instituto Nacional de Medicina Legal dictaminó que el menor murió a causa de múltiples traumatismos, destrucción de órganos y por una hemorragia interna tras ser golpeado con objetos contundentes.

La Fiscalía Seccional Caldas le imputó el delito de homicidio agravado en calidad de coautora.

Como agravante, de acuerdo por lo expuesto por el ente acusador, se tuvo en cuenta el hecho
de ser su hijo, el estado de indefensión del menor y la sevicia que evidencio Medicina Legal en el
cuerpo del pequeño.

Una juez de control de garantías decretó la legalidad de la captura y aunque la indiciada no
aceptó los cargos, le impuso medida de aseguramiento en centro carcelario como sugirió la Fiscalía.

El niño, que vivía con la mujer y su padrastro, también de esa nacionalidad, en la vereda La
Isla, de Neira, al parecer era sometido de manera constante a golpizas severas que le habrían
provocado la muerte.

El día de su deceso, la madre llegó con el pequeño sin signos vitales al centro asistencial del sector
de la Caucana, zona rural de Neira, y aunque lo reanimaron no lograron salvarle la vida.

Las autoridades aún no tienen conocimiento del paradero del padrastro.