Los implicados transportaban en maletas el alcaloide y pretendían embarcarlo en un vuelo chárter de Bogotá hacía México. Fueron asegurados por el delito de tráfico y porte de estupefacientes agravado.

Dos mujeres y un hombre transportaban en cuatro maletas el alcaloide y pretendían embarcarlo en un vuelo chárter de Bogotá hacía México. Fueron asegurados por una juez de garantías por el delito de tráfico, porte o fabricación de estupefacientes agravado

Durante una inspección de la Policía Antinarcóticos en un hangar para vuelos chárter, un perro detector de narcóticos alertó sobre el contenido de cuatro maletas, en las cuales se encontraron 164.5 kilos de cocaína y 1.9 kilos de una droga sintética de color rosado, distribuidos en varios paquetes.

Según lo establecido, las valijas pertenecían a tres personas que viajarían a la ciudad mexicana de Sinaloa y no supieron indicar la procedencia de la droga. Aseguraron estar en Colombia como turistas.

Los indiciados fueron identificados como Fernando López Balarte de 26 años, Brenda Farias Tager de 49 años y Elibeth Margarita Acosta de 23 años, a quienes la Fiscalía les imputó cargos ante un juez de control de garantías de Bogotá, por el delito de tráfico, porte o fabricación de estupefacientes agravado. Ninguno aceptó su responsabilidad.

El togado acogió los argumentos del ente acusador y envió a prisión —con medida de aseguramiento— a los tres ciudadanos extranjeros por considerar que hay riesgo de que no comparezcan ante la justicia, la posible reincidencia de la conducta delictiva y su posible pertenencia a una organización delictiva internacional.

En la investigación estableció que los extranjeros sacaron el pasaporte dos días antes de su viaje a Colombia el viernes 24 de enero, y el 26 de enero pretendían regresar a México con las maletas cargadas de cocaína.

Llamó la atención de las autoridades que el alquiler del jet para realizar el vuelo a nuestro país tiene un costo de 40 millones de pesos, dinero que no fue justificado por los capturados ya que aseguran Margarita y Fernando ser estudiantes de derecho y Brenda comerciante de ropa en Ciudad de México.

En el lugar fueron también requisadas las maletas de la tripulación y la aeronave, pero no se encontró ninguna anomalía. La droga estaba en las maletas que reportaron los tres ciudadanos mexicanos y fueron trasladadas en un vehículo que esperaron por varias horas en el hangar.

En el procedimiento de captura fueron decomisados cuatro celulares y una Tablet, equipos que son objeto de investigación para determinar si otras personas forman parte de esta red criminal de narcotraficantes que envía droga hacia Centroamérica, a través de correos humanos o en vuelos comerciales o particulares.

La Fiscalía hace pública la presente información por considerarla de interés general.