Representantes de la comunidad indicaron que el agua con lodo es la que están recibiendo los habitantes desde mediados del año 2018, cuando se establecieron en predios del sector rural del municipio, varias empresas aguacateras.
Entre las aguacateras allí establecidas se halla Wakate, que adquirió extensos terrenos en la vereda Pan de Azúcar.
Para el 22 de abril se programó un foro en el coliseo de la localidad con el fin de hacer más notoria esta situación.
Carolina Ocampo, quien habita en la vereda El Laurel, y es vocera de la comunidad afectada , denuncia