En los municipios del departamento se tiene una ocupación del 100 % de sus UCI Covid-19. Existe una lista de espera de 22 pacientes.
Sumado a la semana anterior con el mayor número de contagios del virus del 2021 con 3.649 casos en total y también un incremento en el número de fallecimientos.
“Yo quisiera pedirles a los alcaldes abstenerse de dar permisos para eventos masivos. Me parece que no es oportuno, ninguno de los alcaldes del departamento de los 14 municipios debe dar alguna clase de permiso que conlleve a la convocatoria o presencia masiva de personas”, dijo el gobernador, Víctor Manuel Tamayo.
La situación hospitalaria que tiene el departamento se encuentra en Alerta Roja; situación que no ve un panorama claro dado que el número de contagios se vienen incrementando, semana tras  semana, lo cual ya se refleja en una curva ascendente de hospitalizaciones, ocupación UCI y fallecimientos; agudizándose en este mes.
“Tuvimos una semana muy complicada, una semana muy difícil, probablemente con el mayor número en el año. Más de 3 mil casos, una positividad superior al 30 %, cerca de 70 personas han perdido la vida y son personas adultas jóvenes en su mayoría; un 70 % de estos decesos son personas por debajo de los 70 años, algo que no debería ocurrir”, manifestó el secretario de Salud, Javier Darío Marulanda.
El funcionario manifestó que, las UCI no llegan a un 100 % de ocupación dado que hay unas camas oncológicas las cuales no se pueden ocupar con pacientes Covid.
“Amanecimos con 22 pacientes en lista de espera que requieren una Unidad de Cuidados Intensivos y no podemos contar con los departamentos vecinos porque están en las mismas condiciones. Pero, están siendo atendidos en las Unidades de Cuidados Intermedios Respiratorios – UCRI, con máscaras de no reinhalación y con tratamiento, pero podrían estar mejor atendidos en una UCI, donde un 70 % de los pacientes es menor de los 55 años”, agregó el Médico Marulanda.
Cada vez más personas menores se han contagiado en Risaralda y de esta población se incrementan las hospitalizaciones a nivel general y en cuidado crítico; y lo más lamentable, los fallecimientos.