El alcalde Carlos Mario Marín Correa, la Mesa de diálogo por los Derechos Humanos en Manizales, un espacio de conversación y concertación para definir las acciones que permitan ponerle fin a la protesta violenta en la capital de Caldas y darles paso a las reclamaciones pacíficas, que cuentan con  el respaldo institucional como derecho constitucional.

Con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como garante, este nuevo escenario cuenta con el acompañamiento de la Procuraduría Provincial, Personería de Manizales, Defensoría del Pueblo y el Concejo, quienes ejercerán su función como órganos de vigilancia y control para que los diálogos y las decisiones que allí se tomen sean conforme a la ley y al cumplimiento de los Derechos Humanos de manifestantes y Fuerza Pública por igual.

Participan también organizaciones defensoras de los Derechos Humanos; líderes sociales y gremiales y, por supuesto, representantes de los colectivos que desarrollan las protestas, quienes pudieron, de primera mano, entregar verbalmente sus denuncias frente a los presuntos casos de violación de Derechos Humanos que las autoridades habrían cometido durante las movilizaciones.

Frente a esto, el alcalde Carlos Mario Marín pidió a las entidades vigilantes que den a conocer a la opinión pública la existencia de cualquier denuncia que se pueda estar presentando en contra de la Fuerza Pública o de cualquier otra fuerza del Estado. Inclusive, en contra de la misma Administración Municipal, en caso de que así sea, y de los mismos ciudadanos que participan de las manifestaciones.

Este comité acompañará cada una de las movilizaciones que se seguirán desarrollando en la ciudad, con la responsabilidad de velar porque en ellas se cumpla el respeto a los Derechos Humanos, tanto de los manifestantes, como de la Fuerza Pública.

 

La Mesa de diálogo por la defensa los Derechos Humanos en Manizales cuenta con la participación de representantes de las manifestaciones, Alcaldía de Manizales, órganos de vigilancia y control, organizaciones defensoras de Derechos Humanos, líderes sociales, académicos y gremiales, además de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como garante del espacio.