Más de 300 funcionarios de las Secretarías de Hacienda, Desarrollo Social, Tránsito, Servicios Administrativos, Salud, Gobierno y Medio ambiente, fueron convocados.

La jornada se desarrolló durante 3 días, con dos horarios y grupos de capacitación simultanea, para preservar el distanciamiento social. Durante la jornada se cumplieron todos los protocolos de bioseguridad.

La pandemia del COVID-19 ha impactado nuestras vidas de muchas maneras, incluida la muerte de seres queridos. Algunas personas se han infectado, pero lo superaron, y otras, lamentablemente, han muerto. Todos entendemos que eventualmente enfrentaremos la muerte de un ser querido en algún momento de nuestras vidas, pero nunca hemos estado mental y emocionalmente preparados para enfrentar algo como la muerte repentina y solitaria de un paciente de COVID-19.

Los tiempos de la pandemia han sembrado numerosos duelos. No sólo hemos perdido a seres queridos sino también cargos, trabajos, ocupaciones o costumbres que ya no volverán. Todos estos cambios comportan grandes o pequeños duelos.

La muerte puede ser el más trascendente de ellos, pero no es el único. Un duelo es aquello que acontece después de una pérdida. Si no le damos espacio para vivirlo podemos llegar a enfermar.

Bajo estas perspectivas, la Oficina de formación y capacitación, adscrita a la Secretaría de Servicios Administrativos, realizó la jornada de autocuidado emocional y bien-estar, dirigida a los funcionarios que por su labor, tienen una mayor exposición al contagio de la COVID-19.

Acerca de la motivación de esta jornada Claudia Villegas Hauss, jefe de la Oficina de Formación y Capacitación de la Secretaría de Servicios Administrativos dijo: “en este tiempo necesitamos ayudarnos un poco para nuestra salud mental”

Para Juan Felipe Buitrago Osorio, asistente a una de las jornadas y funcionario de la oficina de recursos tributarios adscrita a la Secretaría de Hacienda, la jornada fue un espacio enriquecedor tanto a nivel personal, como a nivel profesional.

Las sesiones fueron dirigidas por los psicólogos, expertos en duelo y auto cuidado emocional, Fanny Bernal Orozco y Aníbal Bustamante Estrada, quienes disertaron, entre otros, acerca de cómo el dolor y duelo son parte de un proceso normal en la vida, en el que se experimentan emociones inesperadas de ira, incredulidad, culpa y profunda tristeza, reacciones normales cuando se transita este tipo de dolor y pérdida.

La pandemia de la COVID-19 es un evento dramático que amplifica esos sentimientos en el ser humano. Debido a las medidas de distanciamiento social, muchas personas se han sentido tristes y culpables de no poder estar allí para su ser querido en sus últimos días de vida.

La jornada tendrá una sesión de seguimiento y acompañamiento virtual el 14 de diciembre.

Los profesionales en el manejo de duelo recomiendan las siguientes prácticas para ayudar a las personas a pasar por un proceso de sanación por el duelo:

  • Reconocer y monitorear los sentimientos
  • Aceptar ayuda:
  • Honra la memoria del ser querido
  • El distanciamiento social no significa detener la comunicación
  • Practicar cuidado personal
  • Buscar apoyo