Además se han suspendido las cirugías programadas hospitalarias de todas las especialidades, con el fin de mitigar y contener los efectos de la pandemia.

La secretaria de Salud del departamento, Yenny Alexandra Trujillo Alzate, reconoció que se han registrado casos de indisciplina social, los cuales han ocasionado el aumento de la ocupación en salas de cuidados intensivos, intermedios y de hospitalización.

“Ante el aumento de casos de infección por virus COVID-19 en Armenia y Quindío, sumado a las recomendaciones de la Mesa Covid Departamental y el aumento de ocupación de la capacidad instalada de Unidades de Cuidado Intensivo, UCI, al 74,5%; de cuidado intermedio 75%, y hospitalización 91,25%, se hace necesario la alerta naranja y dar orientaciones a los servicios de salud, para contener la rápida propagación del coronavirus”, manifestó la profesional.

Las medidas están proyectadas para minimizar la crisis hospitalaria y se hizo un llamado a las Empresas Administradoras de Planes de Beneficios, EAPB, tanto del régimen especial, como contributivos y subsidiado, a poner en alerta sus redes de prestadores para subsanar la situación de emergencia, y se ordena la restricción de procedimientos en todas las especialidades quirúrgicas, para programados no urgentes y diferibles que puedan requerir servicios de internación durante su proceso pre y/o posquirúrgico.

“Es urgente que las instituciones prestadoras de servicios de salud  refuercen las actividades de atención primaria y mejoren la capacidad resolutiva de los servicios de primer nivel, para evitar congestionar la red hospitalaria de mediana y alta complejidad, y se invita a implementar, promocionar y exigir el cumplimiento de las medidas de autocuidado, como son uso correcto de tapabocas, lavado de manos, conservación de distancias y evitar aglomeraciones, reuniones familiares y laborales, especialmente  fiestas, consumo de licor, y control de desplazamientos innecesarios en toda la población”, insistió la secretaria Trujillo Alzate.

Estas directrices son de manera transitoria, y se unen a las disposiciones emitidas por cada administración local, como son las de toque de queda y otras, y se evalúan según el comportamiento del virus SARS COV 2 COVID-19.