Los recursos serán destinados a los estudios y diseños del centro asistencial, que beneficiará a cinco millones de habitantes de Caldas, Chocó, Quindío y Risaralda.

Como un gran avance para la realización de un centro hospitalario regional de cuarto nivel en el departamento, consideró el gobernador de Risaralda, Victor Manuel Tamayo, la asignación del Departamento Nacional de Planeación de $9.976 millones 262.421 , destinados a los estudios y diseños para la construcción y dotación del hospital regional de alta complejidad para los departamentos de Caldas, Chocó, Quindío y Risaralda.

El mandatario resaltó que más de un millón de personas de la región tienen que buscar un hospital de cuarto nivel en las ciudades de mayor población del país, “eso significa pérdida de vidas humanas, inversiones cuantiosas y las dificultades que ello ocasiona”.

Agregó :«por eso celebramos y agradecemos al gobierno nacional en cabeza del señor presidente de la República, del director del Departamento Nacional de Planeación, del Ministro de Salud que se nos haya aprobado ya un giro por cerca de $10.000 millones para iniciar los estudios de prefactibilidad y de factibilidad de la construcción del hospital de cuarto nivel que se hará en la ciudad de Pereira con una inversión de más de $400.000 millones».

La ejecución de los recursos se realizará en dos etapas:

La primera, consta del estudio socio epidemiológico especializado para la caracterización de la demanda de servicios de alta complejidad y alto costo, el análisis de la red de prestación de servicios de salud regional y del mercado que integren al Hospital, un plan estratégico y modelo de negocio para el centro asistencial, el modelo financiero y de operación y la realización de estudios jurídicos para el funcionamiento y conformación del Hospital Regional.

Esta primera fase tendrá una duración de 5 meses y será analizada y socializada con todos los departamentos en un plazo no superior a los dos meses siguientes, surtida esta concertación se podrá continuar con la siguiente etapa.

La segunda, consta de la elaboración de un estudio de localización, el programa médico arquitectónico, los estudios físicos y técnicos requeridos para la construcción de infraestructura especializada, el impacto ambiental, los diseños y planos, el listado de equipos biomédicos e industrial hospitalario requeridos para la operación y la administración del proyecto.

Esta fase tendrá una duración de ocho meses y el departamento de Risaralda realizará la supervisión e interventoría requerida.

«Sin lugar a dudas le generará una dinámica importante a la economía de la región. Nos alegra en sobremanera que este proyecto logremos sacarlo delante de la mano de los 4 gobernadores, de los congresistas, del gobierno nacional y de otros importantes líderes», aseguró el gobernador Tamayo.