La Procuraduría General archivó el proceso disciplinario en favor del director de Escuelas de la Policía Nacional, mayor general (r) Carlos Enrique Rodríguez González, y de la directora de la Escuela de Cadetes General Francisco de Paula Santander, brigadier general Juliette Giomar Kure Parra.

El proceso fue incluido en la investigación por los hechos que rodearon el atentado terrorista del Eln del 17 de enero de 2019.

Al analizar las pruebas recaudadas en el transcurso del proceso, la Sala Disciplinaria de la Entidad estableció que los generales no tienen responsabilidad disciplinaria frente a la acción terrorista que causó la muerte de 22 cadetes.

Se determinó que cumplieron sus deberes legales según el ordenamiento jurídico, sin incurrir en irregularidades y omisiones para brindar seguridad al personal y a las instalaciones de la escuela.

A juicio del Ministerio Publico en la actuación no hubo prueba de la participación, contribución o complicidad, por acción u omisión, de los servidores, y advirtió que no hay lugar a imputar o deducir responsabilidades disciplinarias.

Agregó que tampoco hay indicios de que, a pesar de no existir un riesgo extraordinario constatable, se hubiera omitido algún deber de controlar, amainar, evitar, contrarrestar o impedir el atentado.