El patrullero de la Policía Metropolitana de Manizales, Joan Sebastián Hernández, dijo que por la cercanía con la comunidad son los más propensos a contraer el virus, pero primero está el trabajo y la solidaridad.

Desde que Joan Sebastián se puso el traje de Policía ha trabajado de la mano con la comunidad y las Juntas de Acción Comunal. En el sector rural realizaba programas de participación ciudadana y campañas educativas en contra del hurto a personas y residencias.

A sus 26 años este héroe tuvo que afrontar la crisis de la covid-19 y su vida cambió como la del mundo. Ahora durante su turno de 6:30 de la mañana a 10:00 de la noche debe verificar que las personas salgan realmente para abastecerse o hacer sus diligencias bancarias de acuerdo con su pico y cédula y en los horarios establecidos.

Además hace acompañamiento en la distribución de mercados de la campaña Manizales Súper Solidaria y en la entrega de almuerzos para las personas que pertenecen a los sectores más vulnerables de la ciudad.

Al hacer el acompañamiento a la distribución de ayudas alimentarias de la campaña Manizales Súper Solidaria este uniformado y sus compañeros hancomprobado que las familias que las reciben verdaderamente las necesitan.

“Hemos visto familias que tienen muchos niños y el padre es el único

que sale a laborar, pero no puede hacerlo por el aislamiento preventivo. nosotros. También nos hemos encontrado con adultos mayores que viven solos y antes trabajaban vendiendo dulces en una chaza o en parqueaderos”, manifestó Hernández.

Sebastián no ha podido ver a su familia desde que empezó la crisis sanitaria porque viven en Pereira y, aunque los recuerda con nostalgia, todos los días sale a las calles con el ánimo de darle un mensaje de esperanza a la comunidad.

Dato de interés

En Caldas trabajan 1.743 policías y en Manizales 1.515, de estos 1.050 se destinaron para atender la emergencia ante el coronavirus.