El ataque ocurrió en el municipio de Vistahermosa, en Meta, cuando el vehículo en el que se movilizaba la tropa para realizar labores de desminado  fue atacado por hombres armados. Los soldados, que hacen parte del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario no portaban armas.

La acción contra los militares ocurrió en una zona rural en momentos en que se trasladaban a desminar una zona del caserío Costa Rica, informó el Comando de la Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario.

El ataque fue atribuido por el Ejército a integrantes de grupos armados. En la zona hay presencia de las disidencias de las Farc y también de guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), al igual que grupos de narcotraficantes. Organizados.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, a través de su cuenta de Twitter, rechazó el atentado y calificó dicha acción como repudiable.

Según el Ejército, este “atentado terrorista” afecta la integridad de los desminadores y también a la población que se favorece del desminado humanitario, pues están en constante riesgo por la presencia de artefactos explosivos.

Grave problemática

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) registró 218 víctimas de artefactos explosivos en Colombia en el primer trimestre de 2022, de las cuales nueve murieron, según un informe presentado en abril pasado por ese organismo. La cifra incluye a las víctimas de distintos tipos de explosivos como minas antipersonal, artefactos explosivos de detonación controlada y artefactos explosivos lanzados.

Del total de víctimas, 150 son civiles, entre ellos 31 menores; 63 hacen parte de la fuerza pública y cinco integrantes grupos armados. Los accidentes con explosivos ocurrieron en 15 de los 32 departamentos y tuvieron como principal foco al Cauca, Arauca, Cesar, Antioquia, Valle del Cauca y Chocó, que concentraron el 77 % de las víctimas y son los más afectados por el conflicto armado