El autor del crimen de la menor aceptó cargos por feminicidio y secuestro simple agravado. La Secretaría de Gobierno departamental destacó la labor de la Fiscalía -Seccional Caldas.


El titular del despacho, Jhon Jairo Castaño Flórez, señaló que el autor de los delitos en contra de la niña y su madre aceptó tres cargos que le fueron imputados: secuestro simple agravado, tentativa de feminicidio agravado y feminicidio agravado.

El funcionario explicó que ante un juez, el autor de la conducta delictiva en contra de María Ángel y de acuerdo con la reformulación por la Fiscalía seccional Caldas, aceptó los cargos de tentativa de feminicidio agravado, teniendo en cuenta el daño físico y emocional a la madre de la niña. Además de secuestro simple agravado por haber raptado a las dos menores.

Igualmente, el funcionario manifestó reconoció el trabajo del Fiscal Especializado del Gaula por haber recolectado todos los elementos materiales probatorios, y en articulación con la Policía Nacional, conducir a que el presunto responsable haya aceptado cargos, permitiendo que se haga justicia.

Asimismo, destacó que el juez de conocimiento debe realizar la individualización y verificación de la pena y determinar la respectiva sentencia, que podría tenerse en un mes. Solicitó que la condena y la sentencia sean significativas y demostrativo para que estos hechos no vuelvan a ocurrir en Caldas ni en Colombia”, ratificó.

Castaño Flórez manifestó que, de acuerdo con los elementos materiales de prueba presentados ante el juez, se pudo demostrar con contundencia, claridad y eficacia, que efectivamente la niña murió por causas violentas.

Agregó que la causa por las cuales este autor de las conductas delictivas cometió estos lamentables hechos fue porque se dio cuenta de que la madre de la niña tenía una relación sentimental con otro hombre, y dijo enceguecido y con ira cometió este hecho.

El proceso se inició por la denuncia interpuesta por Jenny Lorena, la madre de las dos menores ante la Policía, quien fue agredida en el rostro y el cuerpo por Galvis Duque, a quien conoció por Facebook.

Posteriormente huyo con las dos hijas menores de edad, y fue ubicado en zona rural del corregimiento de Pantanillo, de Abejorral (Antioquia), con la menor de 18 meses. La otra niña fue encontrada muerta a orillas de un rio cercano a la zona rural de Aguadas.