Los directivos de la Territorial de Salud de Caldas, indicaron que el dióxido de cloro y los productos químicos como desinfectantes, de aseo y de limpieza no son aptos para el consumo humano; estas sustancias son corrosivas y pueden causar graves afectaciones a la salud e incluso la muerte.


De acuerdo con el químico farmacéutico de la Dirección Territorial de Salud de Caldas, Gilberto Jiménez, “desde hace mucho rato que la OMS y la OPS han determinado enfáticamente en no recomendar la utilización de productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio como profiláctico, no solamente en las infecciones producidas por el virus del COVID-19, sino por otras dolencias. No debe consumirse ni vía oral ni vía parenteral”.

“Vía parenteral indica de manera intravenosa, intramuscular o de manera subcutánea. El dióxido de cloruro es un gas que se utiliza como blanqueador en la industria de la papelería, blanqueador, se utiliza como desinfectante, pero de superficies, ni siquiera es recomendable en superficies de madera, porque es corrosivo”, puntualizó el químico de la entidad Territorial.

De otro lado, Jiménez advierte acerca de los daños que causa este químico en la salud de las personas “produce irritación y la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) ha reportado problemas como insuficiencia renal, insuficiencia hepática, alteración del ritmo cardiaco e incluso puede llegar hasta la muerte. También se ha reportado rápida abstracción de glóbulos rojos, puede producir náuseas y diarrea severa”.

El funcionario hace un llamado a la comunidad a abstenerse de utilizar estos productos con fines medicinales por el afán de no contagiarse o recuperarse del virus. Advirtió que tal sustancia no sirve para tratar ninguna enfermedad. “Tenemos que ser muy claros, quién no quisiera tener una cura, no solamente para el COVID, sino para todas las enfermedades, pero no podemos ponernos en riesgo y que la supuesta cura sea peor que la enfermedad”, indicó.