El Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, reiteró su alerta sobre la compleja situación de derechos humanos que se presenta en el corregimiento de Sapzurro, en Acandí (Chocó), en donde la comunidad ha alertado sobre el naufragio de una embarcación que salió desde Necoclí (Antioquia) y cuyo destino era el archipiélago de San Blas en Panamá.

“Lamentamos los hechos que se habrían presentado sobre la madrugada de este lunes y hacemos un llamado a las autoridades locales, departamentales y nacionales a atender la situación de estas personas, que ante la falta de oportunidades para acceder a tiquetes en su tránsito por Colombia optan por estas embarcaciones clandestinas que son ilegales y que representan un riesgo inminente”, dijo el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Hasta el momento la comunidad ha informado que se han rescatado 3 cuerpos de personas que fallecieron ahogadas y aún no se tiene un número exacto de las personas que han sido rescatadas con vida. Según información preliminar de las comunidades cercanas a la zona, la embarcación llevaba unas 30 personas e iba con sobrecupo.

“Un equipo de la entidad se dirige en este momento a la zona para verificar la situación de primera mano y brindar atención a las víctimas. También se nos ha informado que lamentablemente un menor de 8 meses estaría desaparecido”, dijo Carlos Camargo.

La Defensoría del Pueblo ha oficiado en reiteradas ocasiones a la Estación de Guardacostas Urabá para realizar controles ante la situación por las embarcaciones ilegales que salen de Necoclí.

“Muchas de las personas que se encuentran varadas en el municipio de Necoclí han optado por atravesar el Golfo de Urabá, con destino al municipio de Acandí, en embarcaciones no autorizadas, durante la madrugada y sin el cumplimiento de los requisitos de seguridad”, recordó el Defensor del Pueblo.

“Solicitamos información sobre las acciones que se están adelantando para identificar e interceptar el tránsito irregular de migrantes; así mismo, reiteramos la necesidad de que se fortalezcan los procedimientos de control, bajo los principios de la protección de los derechos humanos”, puntualizó Carlos Camargo.