Javier Darío Marulanda, secretario de Salud de Risaralda, dijo que ya se han podido eliminar algunos modelos de tercerización , que han redundado en un ahorro de $400 millones.
“En el Hospital Universitario San Jorge había una cantidad de modelos de tercerización que no permitía tener una tranquilidad y claridad administrativa sobre lo que se necesitaba. Había intermediación para el lavado de la ropa, en los medicamentos, en la contratación. La meta de ahorro es de $1.000 millones cada mes”, aseguró Marulanda.

Igualmente, se busca ejecutar un plan de austeridad dirigido a racionalizar el gasto y continuar en la gestión de pagos de las EPS.

La situación financiera de la red pública viene uniendo las fuerzas vivas de la región, para que las actuales EPS cumplan con sus pagos y de esta forma se evite una de las alternativas que viene cobrando fuerza, que es el cambio de EPS para la prestación de servicios de salud en Risaralda.