El Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, aseguró que no es momento de cantar victorias definitivas y lanzó un llamado a construir un gran acuerdo nacional.

En él  tendrán que estar trabajadores, desempleados y todos aquellos cuyos derechos pueden ser vulnerados.

En su intervención en el foro virtual “Corrupción en los territorios en tiempos de pandemia”, convocado por la PGN y el Instituto de Estudios del Ministerio Público, Carrillo Flórez advirtió que “no vamos a regresar a las realidades económicas del pasado, esto cambió radicalmente.
Precisó que el Estado va a tener de diseñar, no por la vía de estados de excepción, “unas herramientas donde se le dé un vuelco de 180 grados a la política de salud y de redistribución de ayudas”.
Agregó que “el Estado ha sido incompetente en lo que se refiere a redistribución, entrega de ayudas, y eficacia de la política social”.
Argumentó que la corrupción es el motor de la violación de los derechos fundamentales de los ciudadanos, un arma letal que tiene claramente la capacidad de matar, y la mayor herramienta del autoritarismo y populismo, lo que hace necesario volver de nuevo a las capacidades institucionales del Estado.
“Si algo parece como la excepción número 43 de los decretos de aislamiento social es la condición de corrupto o de violento, para hablar de la corrupción y de la forma como han seguido asesinando a los líderes sociales. Eso es lamentable, aquí ninguno de ellos se fue de cuarentena”, agregó.
Advirtió que en Colombia y América Latina se está viendo el uso permanente y obsesivo de los estados de excepción, e indicó que mandatarios departamentales y municipales han tomado la urgencia manifiesta y la excepcionalidad como “pasaporte o carta blanca para violar todos los principios de la contratación, pagar favores políticos y saldar deudas de campaña (…)”.
El Procurador se refirió además al impacto de la pandemia por el covid-19 sobre la descentralización y la planeación en los territorios y abrió el debate acerca del sentido que tiene poner en marcha el Plan Nacional de Desarrollo y los planes locales, soportados en reglas de juego y cifras que desaparecieron con el inicio del confinamiento a mediados de marzo.
Concluyó que los frenos y contrapesos son el sistema inmune de la democracia y que “la vacuna que permite combatir la pandemia está en la separación de poderes, las libertades de los ciudadanos y la capacidad de defensa y garantías de los derechos”.
En el foroparticiparon la exministra Cecilia López Montaño, el investigador Luis Jorge Garay, la periodista y cofundadora de Cuestión Publica, Diana Salinas, los delegados para Entidades Territoriales y Diálogo Social, Myriam Méndez Montalvo, y para la Contratación Administrativa, Iván Darío Gómez Lee, la coordinadora del Equipo de Innovación y Transformación del IEMP, Alejandra Fierro y fue moderado por el director del portal Verdad Abierta, Juan Diego Restrepo.