El dirigente cafetero Faber Buitrago Patiño propuso al gobierno del Quindío establecer una meta de 5 mil nuevas hectáreas sembradas en este cuatrienio.
El gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, expresó que buscar una renovación de nuestra caficultura desde ese y otros frentes, es absolutamente necesario dentro de un propósito que es posible alcanzar dada la buena relación que se tiene con el gremio de la caficultura, al igual que con otros del sector agrario.

Señaló que se debe construir sobre lo construido y que los esfuerzos integrados de las décadas pasadas que dieron tan buenos resultados con los cafeteros, se tienen que reactivar para el beneficio de todos los quindianos.

El departamento del Quindío de manera progresiva ha venido perdiendo territorio de café sembrado, hasta el punto que hoy lo presenta proporcionalmente a su extensión, como uno de los departamentos de menor área sembrada con el producto.

Señaló el gobernador, que se deben explorar mecanismos de financiación que a partir de una positiva gestión, permitan contar con los recursos para abordar un proyecto de esta naturaleza.