Los directivos de la entidad indicaron que es evidente que una de las mayores problemáticas que experimenta Colombia, por la crisis del Covid-19, es la pérdida del empleo formal e informal. Invitaron a los Congresistas a no aprobar las modificaciones que afectarían en gran medida la generación de empleo y empresa en el país.

Advierten que este indicador económico, además de ser vital para tomar el pulso a la economía, es el más sensible con respecto al bienestar de los hogares, ya que es donde se generan los ingresos para cubrir las necesidades y aspiraciones de las familias.

Es absolutamente necesario enfocar todos los esfuerzos públicos, privados y por supuesto los legislativos en recuperar los empleos perdidos, eso sin olvidar que para cuando empezó la pandemia nuestro nivel general de desempleo venía en aumento, reiteran.

Consideran que siempre será importante trabajar desde los empresarios y la legislación, en los tres pilares inherentes a un empleo digno y de calidad que garantice la seguridad en el ingreso, la estabilidad laboral y la seguridad social; sin embargo, hay que revisar  algunos temas complejos del momento:

  1. Se han perdido empleos de una manera inimaginable y algunos de ellos no se recuperarán.
    2. De cerca de 23 millones de ocupados tan solo unos 10 millones son formales.
    3. La informalidad laboral representa cerca del 55% de la fuerza laboral.
    4. Cerca de 8,5 millones de personas trabajan más de 40 horas a la semana, principalmente en sectores tan relevantes como la industria manufacturera, la construcción y el sector comercio.

También explicaron que los empresarios de este país han sufrido de maneras inéditas las consecuencias de la pandemia y los cierres que por ella se decretaron. Han tenido que hacer frente a una gran dificultad y para ello han tenido que realizar grandes esfuerzos financieros, logísticos y productivos.

Ratifican que hacer empresa en este país no es fácil y no se puede seguir desincentivando la formalidad, el emprendimiento y encareciendo mediante leyes la labor del empresario.

En medio de toda esta complejidad hay una gran oportunidad de corregir problemas estructurales que nos permitan mejorar el empleo en cantidad y calidad, no solo recuperando lo que hemos perdido sino trayendo a la formalidad más personas.

Por todo lo anterior, invitaron a los Congresistas a no aprobar este proyecto de Ley que según sus proyecciones afectaría en gran medida la generación de empleo y empresa en el país.