La Universidad Autónoma de Manizales (UAM) contribuye al diagnóstico de fiebre en lugares públicos, gracias a una cámara termográfica.

La actual propagación del COVID-19 ha generado preocupaciones por la población que aún se encuentra en movilidad en diferentes lugares del país que pueden aumentar el riesgo de contagio. La propagación de enfermedades virales de este tipo sugiere implementar herramientas de monitoreo en lugares públicos para identificar posibles casos de personas contagiadas de forma precisa cuando tienen síntomas detectables.

Las cámaras termográficas son herramientas que permitirían medir temperaturas en el cuerpo humano a través de imágenes térmicas para la detección de fiebre asociada COVID-19. Una cámara termográfica permite la detección de la radiación emitida desde el objeto a medir, y la convierte señales que permiten representar un perfil de temperatura a través de imágenes de forma no invasiva y sin contacto. Cuando se realiza una medición se detectan los puntos de mayor intensidad de calor de acuerdo a la distribución de temperaturas medidas para la toma de una decisión de acuerdo a la aplicación.

El profesor Héctor Andrés Tinoco Navarro, líder del Laboratorio de Mecánica Computacional y Experimental de la UAM, menciona que “después del brote de SARS (una clase coronavirus) en el año 2003, los sistemas de imágenes térmicas empezaron a ser usados con propósito de vigilancia en lugares concurridos especialmente en países del sureste asiático.

Desde el año 2006 estos sistemas ya han empezado a ser adoptados en aeropuertos internacionales. Entre el año 2008 y 2009, la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) produjo nuevos estándares aplicables para la detección de fiebre en sitios públicos, entradas de hospitales y aeropuertos a través de esta tecnología.

Esto evidencia que la implementación de tecnologías es un enfoque viable para la detección de fiebre, incluso ahora se combinan con tecnologías de machine learning “.

En este sentido, el investigador Carlos Iván Cardona, ingeniero y técnico del Laboratorio de Mecánica Computacional y Experimental de la UAM, indica que “el procedimiento consiste en medir la temperatura en el rostro de una persona, especialmente en las esquinas interiores del ojo y las zonas cercanas como la frente, la nariz y los pómulos”.

La Universidad Autónoma de Manizales propuso a la Secretaría de TIC y Competitividad de la Alcaldía de Manizales esta opción. Se realizó una capacitación al personal que opera el equipo para la toma de las mediciones térmicas con protocolos que permitan un registro de la temperatura en peatones para contribuir con la mitigación en la propagación del virus.

Este equipo permite registrar una imagen térmica, y también realizar un reporte técnico a través del software de análisis de imágenes del equipo. La cámara está siendo usada en puntos concurridos de la ciudad como el Terminal Mixto de la ciudad de Manizales.

Evidentemente esta tecnología podría ser usada como una herramienta más que aportaría en reducir el riesgo de propagar la infección.

Se podrían implementar sitios de control estratégica con sistemas de termografía que puedan alimentar bases de datos en tiempo real y emitir alertas cuando se detecte una persona con fiebre. Las herramientas tecnológicas deben ser mayormente consideradas como soluciones efectivas para la actual emergencia sanitaria.