El programa “Formándonos para el Futuro” se adelanta a través de la virtualidad en 20 ciudades del país. Una acción del Ministerio del Trabajo, la Organización Internacional del Trabajo  y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Pese a las dificultades por la pandemia, más de 1.800 personas víctimas del conflicto armado están desarrollando su formación en competencias laborales, a través de la virtualidad, con el programa Formándonos para el Futuro, gracias al esfuerzo conjunto del Ministerio del Trabajo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

Con el fin exponer la estrategia para el cierre de brechas y mitigación de barreras de acceso al empleo formal que se ha puesto en marcha y retos afrontados para lograr la implementación del programa en medio de la crisis sanitaria por Covid-19, se desarrolló un foro virtual todos los participantes de esta iniciativa, liderado por el Ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera Báez.

“En 2019 la deserción fue del 13.57%, y en el marco de la emergencia sanitaria, bajamos esta tasa al 1.64%. Lo que quiere decir que aprendimos a adaptarnos a la nueva realidad y logramos que los docentes de Formándonos para el Futuro transmitieran las habilidades a los estudiantes, implementando una metodología denominada “Blended Learning” o aula de aprendizaje virtual, que les brinda una interacción individual y unas herramientas complementarias”, explicó.

Por su parte, la secretaria General del Ministerio, Paola Palmariny, señaló que “la pandemia no nos detuvo, implementamos varias acciones como entregar un auxilio de conectividad, paquetes alimenticios, kits escolares y dotacones, con el propósito de generar bienestar y tranquilidad durante esta crisis econonómica”.

El foro, también contó con la participación de Philippe Vanhuynegem, director de la oficina de la OIT para los Países Andinos; Carlos Mario Zuluaga Pardo, director de la oficina regional de la OEI; Orlando Rincón, co fundador de Parque Soft, y Deisy Liliana Tisoy,  en representación de los más de 1.800 estudiantes del programa y miembro de la comunidad indígena Kamentsa Biya (Resguardo Villanueva) de Mocoa, quien agradeció el apoyo que ha logrado a través de todas las instituciones que han hecho parte de este proceso formativo.

El objetivo principal de Formándonos para el Futuro es desarrollar las capacidades laborales de la población víctima del conflicto armado con el fin de que puedan competir en el mercado laboral en igualdad de condiciones y derechos. Además, de entregar una ruta de empleabilidad que beneficie a sus participantes y disminuya las brechas de acceso al trabajo decente.Durante este año, el programa se está desarrollando en 20 ciudades del país: Leticia, Santander de Quilichao, Pereira, Neiva, Ocaña, Cúcuta, Bogotá, Ibagué, Buga, Cali, Yopal, Santa Marta, Cartagena, Bucaramanga, Apartadó, Medellín, Villavicencio, Mocoa, Barranquilla, Montería.

Dichas ciudades fueron seleccionadas a partir de un estudio de la demanda laboral y las necesidades de los empresarios, en que se  identificaron programas para la formación en competencias como: hotelería y turismo, cocina, diseño gráfico digital, instalación y mantenimiento de redes, desarrollo de aplicaciones móviles, gestión deportiva, educación física, mecánica automotriz, auxiliar administrativo, logístico y contable, enfermería, salud ocupacional, atención al cliente, auxiliar de seguros y agentes de contact center.