Según la Policía el supuesto delincuente se aprovechaba de la emergencia actual para cometer delitos en la web.

De acuerdo con la investigación el hombre utilizaba, por un lado, una modalidad delictiva conocida como ‘hijackers’ que le permitía obtener datos de empresas que usaban páginas de Internet para la oferta de bienes y servicios (envíos, servicio de transporte y apuestas en línea, entre otros).
Posteriormente, gracias a sus vastos conocimientos, este hombre ‘secuestraba’ estos sitios web por medio del acceso abusivo al sistema informático, para inhabilitar el ingreso de los administradores y de los clientes, y contactaba a los gerentes o administradores de las compañías afectadas para exigirles dinero a cambio de entregar las credenciales necesarias para retomar el control de las páginas de Internet.
Otra de sus modalidades criminales consistía en la creación de call center falsos, gracias a los cuales empleaba la ingeniería social para obtener datos personales e información financiera de las tarjetas de crédito de incautos ciudadanos, que luego utilizaba en la compra de bienes como televisores y electrodomésticos, entre otros, para venderlos en plataformas de ‘marketplace’ (sitios de comercio electrónico).
Las informaciones recopiladas permitieron evidenciar que, a través de las anteriores modalidades, esta persona habría afectado a varias empresas y a 121 personas, generando pérdidas por más de 2.500 millones de pesos, en los últimos ocho meses.
No obstante, se investiga con exactitud desde cuándo empleaba esta estrategia delictiva, ya que está vinculado a procesos investigativos desde hace por lo menos siete años.
También se logró identificar la existencia de 12 portales web, a través de los cuales este sujeto presuntamente comercializaba diferentes productos, especialmente tecnológicos y sanitarios con motivo de la pandemia del COVID-19, para lo cual exigía abonos del 50 por ciento o el pago total de la mercancía, que nunca llegaba a los compradores que resultaban estafados.
En otra diligencia de registro y allanamiento realizada en la ciudad de Manizales (Caldas) fue capturada en flagrancia una mujer, quien sería familiar del ciberdelincuente, ya que dentro de la vivienda fue encontrada un arma de fuego.
La mujer será judicializada por fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

El señalado ciberdelincuente fue puesto a disposición de la Fiscalía General de la Nación y debe responder por los delitos de extorsión, acceso abusivo a un sistema informático, obstaculización ilegítima de sistema informático, daño informático, violación de datos personales, hurto por medio informático, fraude procesal, falsedad en documento, estafa, abuso de confianza y utilización ilícita de redes de comunicaciones.