La Corte Suprema de Justicia envío a la Fiscalía el proceso contra el expresidente por presunta manipulación de testigos. La decisión incidirá en 16 indagaciones que tiene el alto tribunal contra el exsenador.

 

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia envío a la Fiscalía  el proceso contra el expresidente Uribe por presunta manipulación de testigos. La decisión generará un efecto  sobre 16 indagaciones que avanzan en este alto tribunal contra el exsenador Uribe.

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia tomó la decisión, por mayoría, de enviar a la Fiscalía General el proceso contra Álvaro Uribe Vélez por presunta manipulación de testigos. La decisión generará un efecto en cascada sobre las otras 16 indagaciones que avanzan en este alto tribunal contra el exsenador Uribe.

Lo primero que hay que aclarar es que el proceso de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema contra Álvaro Uribe Vélez se lleva a través de la Ley 600 (sistema inquisitivo), pero al pasar a la Fiscalía General es posible que se haga bajo las reglas del sistema penal acusatorio (Ley 906), sobre todo por tratarse de presuntos hechos delictivos cometidos después de 2018.

Expertos han dicho que el caso se tendría que anular, altas fuentes judiciales señalan que todo lo actuado está hecho con sujeción a la ley y bajo el procedimiento que rigió para su caso hasta ahora, por lo cual es válido.

Si esta tesis prospera en la Fiscalía, las etapas de formulación de cargos y resolución jurídica estarían surtidas, y el fiscal que asuma el caso tendría que estudiar si acusa o la precluye.

Para intentar tumbar la medida de aseguramiento, los abogados del expresidente tendrían que pedir la revocatoria ante un juez, recurso que únicamente se concede cuando existen hechos y evidencias sobrevinientes para discutir la necesidad o no de la medida de aseguramiento.