El torero francés recibió la réplica de la Catedral de Oro de Manizales, como ganador de la edición 65 de la Temporada Taurina. Diego San Román fue el mejor novillero y Santa Bárbara, la mejor ganadería.

En el Centro Cultural y de Convenciones Teatro Los Fundadores, se entregaron los trofeos de la edición 65 de la Temporada Taurina. El triunfador fue el torero francés Sebastián Castella, quien se llevó la Catedral de oro a mejor faena. Diego San Román fue el mejor novillero y Santa Bárbara, del capitán Barbero, la mejor ganadería.

La distinción la entrega la empresa Cormanizales, organizadora de la temporada taurina de la Feria de Manizales. Sébastien Turzack Castella  nació  en Hèrault, Francia el 31 de diciembre de 1983.

De padre español y madre polaca, Sebastián Castella fue considerado desde el principio como uno de los toreros más prometedores de su generación. Se aficionó a los toros en su natal, en Francia.

Tras su alternativa  en el 2000, y su confirmación en México en el 2001 y Madrid en el 2004, se ha posicionado como la mayor figura del toreo francés, fue el primero que consiguió abrir en San Isidro la puerta grande de Madrid, a plaza considerada más importante del universo taurino, y el único matador galo que ha logrado liderar el escalafón taurino

También ha sido el primer torero francés que logró anunciarse cuatro tardes en la Feria de Sevilla en la misma temporada. Castella destaca por su gran valor y su forma de interpretar la lidia con gran quietud y muy cercana al pitón, lo que hace que sus actuaciones sean de gran calado entre el público