Proveniente de una familia de comerciantes de Pensilvania, este administrador de empresas, y exalcalde de la localidad, tiene claro que la política se fundamenta en el servicio a los ciudadanos y en aportar en ese deber ser de entidades como el Congreso de la República.

Jesús Iván Ospina, con 40 años, casado, padre de un bebe de 15 meses, fundamenta su aspiración a la Cámara de Representantes por Caldas en poder ayudar a los ciudadanos en el progreso educativo, económico, y social y en mantener viva la esperanza; no obstante, los efectos negativos de la pandemia.

Este especialista en gerencia de la calidad, es uno de los alcaldes más jóvenes de Pensilvania, cargo al que llegó después de un recorrido político que viene de familia, y de seguir las ideas del reconocido líder Alfonso Hoyos, su hijo Luis Alfonso y de Óscar Iván Zuluaga. Vive la política desde sus ocho años, de la mano de sus mayores entendió la importancia de la solidaridad, del respeto de las ideas de los otros y de hacer las cosas bien, ya que considera que lo demás viene por añadidura.

Con una vocación de emprendedor e innovador, afirma que el secreto de un líder político y de quien ejerza la función pública esta en no creer que se las sabe todas y en entender que otros tienen conocimientos que pueden contribuir al cumplimiento de las metas y a los proyectos colectivos e individuales.

Desde el Congreso de la República, quiere aportar ser un ejemplo para los jóvenes, y que se entienda la necesidad de construir ciudadanía desde la participación para poder sumar, reclamar o criticar.

Este joven del Centro Democrático considera que no todos los políticos son corruptos y que el ejercicio de la política empieza a ser oscuro cuando se anteponen los intereses particulares por encima de los intereses de los colectivos sociales y de los seguidores que dan un respaldo electoral confiados en que se va a cumplir lo prometido.

Chucho Ospina, convalida la importancia de los mecanismos e instituciones de participación ciudadana como las juntas de acción comunal, los consejos de juventud y veedurías ciudadanas, con las que trabajo en su gobierno entre el 2.016 y el 2.019.

De su alcaldía, dice que le permitió crecer personal y profesional, que fue una gran experiencia, por el trabajo social y con entidades como la Agencia de Cooperación Alemana. Esa labor le enseñó el ejercicio político desde una vocación de servicio, de respeto, de prudencia, de ejemplo, además de tener claro que los recursos públicos son sagrados y se invierten con transparencia.

Fundamenta su propuesta en oportunidades, educación y empleo y en apoyar a los jóvenes en su proyecto de vida, en mantener la unidad familiar y que puedan consolidar sus sueños. Desde el parlamento espera trabajar en equipo con sus colegas por el bien de Caldas, en fortalecer el turismo, la agricultura y el legado cultural e histórico que reconoce al departamento. Buscará el apoyo del sector privado en la innovación, el emprenderismo, la tecnología y la informática, dadas las nuevas variables que deja la pandemia.

Espera recibir el apoyo de los caldenses, con la garantía de que no se quedará corto a lo propuesto y a las expectativas de quienes confíen en él dándole su voto, en el tarjetón en el 103, partido Centro Democrático.