En tiempo récord, la empresa CFC Ingeniería construyó el nuevo ropero de la Clínica San Juan de Dios, en Manizales. Allí se reciben ropa y objetos del hogar en buen estado, que se alistan y se venden para obtener recursos. Así se da ayuda a los pacientes necesitados y sus familias. Una instalación de unos 95 m², ubicada en el exterior de este centro hospitalario.

La directora general de la Clínica San Juan de Dios, Alexandra Valderrama Sánchez, dijo que los dineros por las ventas entran a un fondo especial, con el que se pagan elementos de aseo personal para pacientes que no cuentan con ello. Incluso el ropero es atendido también por pacientes entrenados para cada actividad, siempre supervisados por terapia ocupacional.

“Muchos llegan sin ropa, muchas familias no tienen para visitarlos, para el bus o comerse un almuerzo o para pagar un hostal y con los fondos del ropero subsidiamos a estas familias que tienen necesidades, para ayudarlas a que visiten a sus pacientes”, explica la directora.

Además de ser un almacén con vitrina, esta nueva instalación cuenta con zona de recepción de ropas y artículos, al igual que área de lavado y alistamiento, dotada con lavadoras, máquinas de coser y planchas a vapor. También hay una bodega, donde se organizan los elementos que luego pasan renovados al almacén.

Sobre la obra

La inversión fue de unos $320 millones, de los cuales la ONG española Juan Ciudad aportó cerca de $200 millones, pero dio un plazo muy ajustado para la construcción: solo dos meses.

“Llamamos a CFC Ingeniería, una empresa que tiene toda nuestra confianza. Solicitamos que nos ayudara y en tiempo récord nos hicieron la obra, pusieron a trabajar toda su gente en horarios extendidos y hoy es una realidad. Mostramos a España que pudimos hacer las cosas, con la calidad de CFC y con todo lo que nos requería la ONG”, expresa Valderrama Sánchez.

Por su parte, Hernán González Cardona, gerente de CFC Ingeniería, relata: “Iniciamos la obra a finales de junio del 2021, así que fue un gran reto y una gran concentración de todos nuestros esfuerzos técnicos y administrativos hacer la obra en 60 días, cuando lo normal sería hacerla en 90”.

Para él “es estupendo ver un cliente satisfecho, pues se logró con mucho éxito hacer el acto de inauguración de esta obra, que tiene todas las certificaciones y garantías en lo estructural y en acabados”.

Invitación a colaborar

El Ropero de San Juan de Dios está abierto de lunes a sábado. Las personas pueden comprar artículos a muy bajo costo y también pueden donar ropa, zapatos, objetos de casa, decoración, útiles escolares y juguetes, entre otros elementos. Esto lo pueden hacer en un buzón de recepción o acudiendo al paciente asignado para atender el ropero. La clínica está ubicada en el barrio Palermo, en el ingreso al Morro Sancancio.