Directivos de la clínica inauguraron las instalaciones con la presencia de una delegación internacional de la reconocida Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, personal de este centro, Fundación Luker y autoridades de salud de la región. La Fundación Luker fue uno de los aliados, con una inversión cercana a los 1. 200 millones.

El centro asistencial atender problemas de adicción en jóvenes y niños. Este centro, llamado Vivo, tuvo un costo de 6.200 millones, de los cuales unos 4.000 millones se ejecutaron en la obra civil, la cual realizó la firma CFC Ingeniería.

El Centro Vivo cuenta con 7 salones para terapias grupales, terapia ocupacional, gimnasio, salones de comedor, salas de visita, 4 consultorios, 26 camas con un puesto de enfermería central. Todo ello tiene los elementos de seguridad y tecnología de punta necesarios para el bienestar de los pacientes.

Población objetivo

Según Alexandra Valderrama Sánchez, directora general de la Clínica San Juan de Dios (Manizales), este centro atenderá desde los niños y adolescentes que comienzan el consumo experimental de sustancias, hasta los que ya consumen varias sustancias o tienen adicciones al juego, al internet o de otro tipo.

“En Caldas ocupamos el primer lugar en el país en consumo de cualquier sustancia psicoactiva por niños y adolescentes escolarizados. A través de esta obra queremos contribuir a superar esta problemática”, puntualizó la directora.

Reto constructivo

Respecto a la obra, Hernán González Cardona, gerente de CFC Ingeniería, explicó que consta de 1.200 metros cuadrados distribuidos en dos pisos. En el primer piso hay unas áreas de consultorios, gimnasios y salas de reuniones, mientras que, en el segundo, está el alojamiento para los pacientes, con 26 camas y su respectivo puesto de enfermería.

“Fue un reto interesante por la complejidad en la cimentación, pues los diseños iniciales no contemplaban los desniveles del lote. Esto nos obligó a rediseñar este componente, a marchas forzadas, pero logramos hacerlo de manera exitosa”. Se espera que este centro entre en funcionamiento a mediados de diciembre del 2021.

Es así como este centro tiene como objetivo brindar una atención de última calidad interdisciplinaria que permita detener el consumo activo de sustancias, abandonar el hábito de consumo, fortalecer la comunicación, las dinámicas familiares, la toma de decisiones y la autorresponsabilidad.

Asimismo, modificar las pautas de convivencia, lograr el fortalecimiento e inclusión en el sistema educativo, incentivando los procesos de individualización y socialización. Se estima que Vivo abra sus puertas para brindar el servicio a la comunidad a mediados de diciembre.